20070311122756-015.gif

Infokrisis.- A estas alturas, la inútil polémica sobre el número de manifestantes del día 10, ensombrece y complica la realidad mostrada por las fotografías. La realidad gráfica indica que fueron muchos y las cifras dadas por la Delegación del Gobierno (ZP) confirman que fueron más que en anteriores movilizaciones. ZP está afectado por el "síndrome de Stalingrado" y el "síndrome Casado". Esta manifestación va a tener consecuencias inmediatas. Veámoslas

LA TORPE REACCION DEL GOBIERNO ANTE LA “REBELION CIVICA”

El gobierno se hacía ilusiones sobre la presencia de banderas pre-constitucionales (cuando en las expresiones públicas de ZP suelen acudir banderas pre-pre-constitucionales, también llamadas republicanas…) que pudieran servir para liquidar la manifestación como una expresión de extrema-derecha. El gobierno se hacía ilusiones pensando que iban a acudir falangistas con sus banderas y que el inefable Ynestrillas balbucearía cuatro consignas, las suficientes para ser fotografiado y puesto en primera página de El País. No ha sido así.

Para desgracia, llanto y crujir de dientes de los voceros del gobierno, la manifestación se ha desarrollado en medio del mayor orden, la imagen ha sido coherente con el tema y con el convocante, y lo que menos puede achacarse a los “cientos de miles” de personas presentes es que se trata de extremistas, ultras radicales, violentos y retros.

Cuando a poco de concluir la manifestación, lo único que se le ocurría decir a López Garrido era negar la realidad y decir que la manifestación “había estado por debajo de las expectativas forjadas por sus convocantes”, el temblor de su voz y la mirada de perplejidad delataban su mentira rastrera y evidenciaban su falta de imaginación. Simplemente había que comparar esa voz trémula con los rostros esplendorosos y sonrientes de los dirigentes del PP antes de la manifestación, durante la manifestación y al dislocarse la manifestación. ¡Qué contraste y qué pobreza argumental la de los voceros del gobierno ZP!

EL “SINDROME DE STALINGRADO”

En el fondo, lo que evidenciaba el rostro de López Garrido era la sensación de que le valdría más reintegrarse a su cátedra de derecho en Albacete y olvidarse de dar la cara por un gobierno de ineptos y por un presidente que, no es solamente contestado por sus posiciones políticas, sino considerado por la oposición como un perfecto cretino, un inepto al que el cargo le viene grande. Ese inepto es el que nos ha metido en el brete en el que el PSOE se encuentra en este momento.

Digamos que fueron “cientos de miles” de personas. No sabemos si ZP ha recibido el mensaje. Al día siguiente, se revelaban las encuestas que aseguraban que el tándem Gallardón-Espe iba a batir ampliamente al dúo improvisado Sebastián-Simancas. La Moncloa se encuentra situada en la Comunidad de Madrid, en el Ayuntamiento de Madrid… así pues, a partir de ahora al a ratos pusilánime y a ratos mesiánico  ZP le va asaltar el “síndrome de Stalingrado”, la sensación de sentirse sitiado y sin salvación posible, después de haber gozado de las mieles del éxito (o presuntas tales) desde el momento en que fue investido secretario general del partido socialista.

El “síndrome de Stalingrado” es muy duro de soportar. Consiste en experimentar una sensación de triunfo irreprimible, avanzar en la creencia de que se tienen todas las bazas a su favor y, bruscamente, darse cuente que uno se ha estancado y que el adversario le está rodeando y, un buen día, caer en la cuenta de que ya es imposible romper el cerco. Ayer, ZP –si aún le queda algún racimo de neuronas en funcionamiento- debió caer en la cuenta de que sus opciones de concluir la legislatura son mínimas.

PONGÁMONOS EN LA MENTALIDAD DE LA DIRECCION ETARRA

Si la sociedad española reaccionó lanzándose a la calle con una intensidad parecida a la posterior al asesinato de Miguel Ángel Blanco, por un tipo despreciable al que le quedaban solamente unos meses de condena, y que ni siquiera era de ETA, la dirección de la banda empieza a ser perfectamente consciente de las consecuencias que tendría un pacto ETA-ZP de cara a liberar a los presos y, no digamos, de cara a un acuerdo sobre la “cuestión navarra”.

Sobre este último tema, el próximo día 17 tendrá lugar la primera gran movilización convocada por el gobierno foral de Navarra, contra el hecho de que esta Comunidad sea moneda de cambio en las transacciones ETA-ZP. Y, todas las partes –nosotros incluidos- auguramos una movilización histórica en aquella Comunidad. Otra puerta que se cierra y otro foco de “rebelión cívica” que se abre para el gobierno.

Y todo esto con la proximidad de las elecciones municipales, donde el gobierno va a tener que decidir antes de un mes lo que hace: o bien permite la presentación de una HB maquillada, con el consiguiente revuelo organizado por la oposición, o bien Otegui se queda en el banquillo de las municipales con los consiguientes daños colaterales para el “complejo etarra”: ausencia durante cuatro años más en los ayuntamientos, pérdida de peso político, pérdida de poder, pérdida de resortes económicos, catástrofe del “frente político” de ETA, en definitiva. Demasiado, incluso para ETA-HB. Así que este “complejo” tiene ante sí dos opciones: o condena la violencia (y, por ahí, da un impulso al proceso de paz) o persiste en sus actuales posiciones (dando el proceso por concluido).

Para colmo, la posición de Josu Ternera se está debilitando vertiginosamente dentro de la banda, y con él la de los que quieren una salida negociada al “conflicto”. Dadas las circunstancias, nada indica que ZP siga al frente del ejecutivo en la próxima legislatura. Más bien ocurre todo lo contrario. Así que, mientras las encuestas no indiquen un despegue del PSOE de la opción inmediatamente rival, todo lo firmado con un gobierno crepuscular y con un presidente al que le quedan pocos telediarios es papel mojado.

Este es el drama del proceso de paz: que se basaba en que su feliz conclusión haría despegar a ZP en la intención de voto, pero el interlocutor no era homogéneo y la ETA que se ha sentado ante los enviados de ZP no era la ETA de la kale-borroka, de la extorsión a empresarios navarros, del robo de armas, de la fabricación de explosivos o del atentado a la T-4. Había dos ETAs ( la de Ternera, la de los “makos”, la de una parte de la dirección de HB y luego la del resto de la dirección etarra, la de la mayoría de la base, la de una parte de los “makos” y la de una parte sustancial de la dirección de HB y media base del partido) y ZP se sentó solamente con una. A medida que ha ido pasando el tiempo, los etarras contrarios a la negociación han ido ganando peso.

¿Qué hacer si se pacta una excarcelación escalonada de presos y luego viene el PP y, no solamente la interrumpe, sino que hace regresar a los presos a la cárcel? ¿Qué hacer si se llega a un acuerdo sobre Navarra y ni el gobierno foral, ni un eventual gobierno futuro del PP, se comprometen a respetarlo? Si es que hay etarras que incluso ejercitan la “funesta manía de pensar”.

ZP, antes de pretender esgrimir un éxito en el proceso de paz que le permitiera despegar en las encuestas, hubiera debido plantearse la necesidad de un consenso con el PP si quería dar alguna credibilidad y validez al proceso de paz.

TRES AÑOS DE “AISLAR AL PP”

ZP no es dueño de su propia estrategia. Su estrategia fue diseñada en el “Pacto del Tinell”, y se basaba en “aislar al PP”. El problema es que en Catalunya nacen ideas que luego algunos creen poder aplicar en Madrid. Y, si bien en Catalunya es posible “aislar al PP” por la endeblez numérica y la pusilanimidad de Piqué, en el Madrid en que ZP está rodeado por el PP tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento, ya es harina de otro costal.

El desenfoque y la pobreza estratégica de ZP y de su entorno se muestran en el hecho de que, ayer todavía, López Garrido seguía hablando del “aislamiento del PP”. La cosa induce a la carcajada. Si alguien no tuvo la sensación de estar aislado el sábado 10, fue precisamente el PP.

ZP no entiende que la estrategia que podía dar resultado en Catalunya no lo dé en Madrid. Y se ve incapaz de establecer otra, como no sea rezar a Dios (lo que parece improbable) o contratar a un sacerdote vudú inmigrado (lo que parece más viable) para que le solucionen la papeleta vía pensamiento mágico. Además, tampoco le queda mucho tiempo. Y tras las municipales, a tenor de los resultados que en ciudades como Madrid, Valencia y Barcelona no le van a ser muy favorables, le quedará todavía menos tiempo y menos opciones.

LAS INEVITABLES ELECCIONES ANTICIPADAS

La legislatura está agotada. En un año, el gobierno va a poder sacar adelante muy pocas leyes. Cada vez tiene más dificultades en el parlamento para obtener votos para sus proyectos. Coalición Canaria, ya en plena campaña, acusa al gobierno ZP de dejadez hacia su Comunidad. IU da una de cal y otra de arena, intentando crearse un perfil propio que le convierta en principal beneficiario del desmoronamiento del PSOE. CiU jamás olvidará la afrenta de Montilla, desdiciéndose de lo pactado con ZP. La mala elección de aliados le ha llevado a los peores problemas. No es que ZP esté aquejado solamente del “síndrome de Stalingrado”, sino que, además, puede experimentar en cualquier momento el “síndrome Casado”, cuyo nombre deriva del coronel del mismo nombre que apuntilló a la República al sublevarse en Madrid contra el gobierno… Entre los apoyos a ZP hay mucho “coronel Casado” emboscado. Y tras las municipales, van a aparecer más. ZP no entiende que hay fuerzas políticas que solo apuestan a caballo ganador, y que ZP empieza a parecer un jumento paralítico.

De Catalunya le van a venir las peores noticias en lo que queda de año. Ahora queda hacer efectivo, mediante una “comisión de traspasos”, los insensatos artículos del Estatuto aprobado por un tercio de electores catalanes. Y eso va a ser una fuente de problemas y de primeras páginas, como en los peores tiempos en los que Carod se convirtió en la máquina de hacer perder intención de voto a ZP.

De la inmigración va a partir una situación desquiciada en la que España se va a situar a la cabeza de Europa en número de inmigrantes: en diciembre estarán en no menos de 6.000.000 con una economía al borde de la parálisis, las listas de paro en aumento y con unos tipos de interés insoportables. Pero, aún hay más.

En la próxima legislatura (2008-2012) ocurrirá el gran problema que gobiernos anteriores han querido evitar y que los tres años de ZP han acentuado: la quiebra de la Seguridad Social. Tal y como venimos sosteniendo desde hace años, la llegada masiva de inmigrantes ha generado una situación “parajódica”: aumentando los ingresos, han aumentado más los gastos. Los inmigrantes que debían llegar para “pagar las pensiones de nuestros abuelos”, han generado un efecto perverso que hace peligrar las prestaciones más básicas.

A pesar de que las cosas le fueran bien a ZP, con mayoría absoluta, debería afrontar el que va a ser el gran problema de la próxima legislatura: la quiebra de la SS. Imaginemos lo que puede ocurrir si, dentro de la actual tónica de desgaste del gobierno, logra llegar a las elecciones de marzo de 2008 en una situación de empate técnico con el PP y si, por aquello de “aislar al PP”, consigue formar un gobierno puzzle a lo Prodi con unos cuantos minúsculos partidos nacionalistas… Lo que saldría de este aborto político sería imprevisible. Pues bien, a medida que pasa el tiempo, esta posibilidad va tomando forma en la perspectiva de los partidarios del gobierno ZP. De ahí que para ellos la posibilidad de convocar elecciones anticipadas no sea una hipótesis descartable: hoy se puede salvar lo salvable y repetir un resultado parecido al 11-M del 2004; mañana ese resultado puede ser peor; pasado, incluso el PP puede tener unos cuantos miles de votos de más y no está claro que partidos como CiU, CC, incluso el PNV, apuesten contra el caballo ganador.

El lunes, después de conocer el resultado de las elecciones municipales (que se prevé adverso para el PSOE en las grandes ciudades), se sabrá si la fecha del 3 de noviembre que ya se ha barajado es cierta o si, en ese momento, el gobierno todavía confía en que un acuerdo de paz con ETA lograra el milagro de la multiplicación de los votos.

Sea como fuere, las próximas semanas van a ser decisivas y se sabrá si el gobierno ZP va a morir de “muerte súbita” (elecciones anticipadas) o morirá de “larga agonía” (elecciones en marzo de 2008). De lo que se trata, a fin de cuentas, es de que ZP pase a la cloaca de la historia lo antes posible y que sea la última vez en la Historia de España, que un individuo pueda llegar a ser presidente a causa de 192 víctimas de un atentado.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario