ZAPATERO SIGUE NOQUEADO DESDE EL 30 DE DICIEMBRE.

Publicado: Lunes, 15 de Enero de 2007 20:23 por Ernesto Milá en TERRORISMO
20070115202300-logoeta.gif

Infokrisis.- Había que esperar al debate parlamentario sobre el atentado contra la T-4 para opinar sobre el estado del gobierno. Hemos visto el debate, lo hemos seguido y no hay dudas: el gobierno sigue sin reaccionar a un atentado miserable. Y era una asignatura fácil, bastaba con animar a todos a decir “Conta ETA, a por ellos”. Pero el gobierno del eunuco mental José Luis Rodríguez Zapatero, no está para estas actitudes, sin duda, por que el presidente se niega a reconocer que nunca como hoy está en manos de ETA.

 

SI LAS ELECCIONES SE CELEBRARAN HOY, ZAPATERO AL ESTERCOLERO

 

Hace siete días, las encuestas más favorables al gobierno daban un empate técnico y en las menos favorables iba por detrás del PP en intención de voto. Cada cual puede considerar la que mejor le convenga, la realidad es que si el gobierno esperaba poder distanciarse de la oposición gracias al “proceso de paz”, esta esperanza ha quedado ampliamente desmentida. El proceso de paz lleva camino de convertirse en la tumba política de ZP.

 

Cuando los tertulianos de cámara del gobierno y los propios voceros gubernamentales afirman que el PP aprovecha el terrorismo para erosionar al gobierno, deberían responder antes a si todo este surrealista proceso de paz no fue iniciado por ZP sobre la base de que un éxito en esta materia contribuiría a hacer olvidar el empantanamiento del Estatuto de Catalunya y generaría una corriente de opinión favorable al gobierno, que le permitiría despegarse del PP.

 

Y para eso, ZP rompió unilateralmente el Pacto Antiterrorista y por las Libertades, disminuyó la presión judicial contra ETA, hizo que cesara bruscamente el acoso policial y, finalmente, desde el primer momento de la tregua, ignoró que ETA seguía extorsionando a los empresarios vascos y navarros, ignoró que sus comandos se habían provisto de nuevas armas, ignoró que estaban creando una infraestructura paralela desconocida por la policía, ignoró que ETA no es un cuerpo homogéneo y que solamente estaba hablando con el “rostro amigo” de Josu Ternera, ignoró que los datos policiales y del CNI indicaban que ETA estaba fabricando de nuevo explosivos y terminó haciendo el ridículo, primero llevando el tema del proceso de paz al parlamento español, luego al parlamento europeo y, finalmente, hablando el 29 de diciembre de 2006 diciendo que “hoy estamos mejor que hace un año y dentro de un año estaremos mejor que hoy”…

 

Todo este capítulo de debilidades y errores es propio de un incompetente llegado a la Moncloa gracias a 191 muertos y que, seguramente, se irá de la Moncloa acosado por las bombas de ETA. Y cuanto antes mejor.

 

LOS ERRORES DEL PP: REACCIONAR TARDÍAMENTE

 

Esta semana pasada hemos vivido lo que podemos llamar “la crisis de las manifestaciones”. Ni ha quedado claro para qué eran esas manifestaciones, ni mucho menos ha logrado aclararse la política antiterrorista del gobierno. Todos, en principio, estamos por “la paz”, todos, naturalmente, por “la libertad”… tales obviedades hacían imposible, aparentemente, estar en contra, salvo que se considerasen como meras ambigüedades destinadas a hacer salir del KO técnico en el que se encuentra ZP y del que sus ojeras y su rostro son la mejor huella de la crisis en la que se encuentra el eunuco mental al que su castillo de “apuestas”, “intuiciones” y “[malas] ideas”, se le empieza a desmontar.

 

Esas manifestaciones no han valido absolutamente para nada, salvo para evidenciar la fractura de la clase política ante la política antiterrorista. La manifestación del sábado en Madrid ha servido solamente para saber que tenemos sindicatos y que, hoy, su papel ya no es el de defensa de los intereses y derechos de los trabajadores (ah, pero ¿defienden algún interés y derecho de los trabajadores? o ¿no será mejor decir que las burocracias sindicales defienden sus “horas sindicales”, su seguidismo hacia el que “paga” –quien paga manda- es decir hacia el que arroja los huesos pútridos de unas subvenciones para poder mantenerlos?) para defender los derechos del gobierno a seguir manteniendo su ambigüedad criminal.

 

El papel de los sindicatos, con UGT a la cabeza y Fidalgo y ce-ce-o-o en el remolque, ha sido en esta ocasión verdaderamente patético, sólo superado por la guardia blanca de ZP, siempre dispuesta a inmolarse a lo bonzo para defender a la imagen que les permite gestionar el poder. Durante 14 días hemos visto a los Rubalcaba, a los de la Vega, a los Blanco y demás, balbucear excusas, esgrimir argumentos incompatibles con le honestidad, para que finalmente saliera el dirigente de UGT sacando las castañas del fuego al gobierno (a cambio de algo, damos por sentado).

 

Pero el PP tampoco ha dado la talla en esta semana pasada. Ha tardado en reaccionar. No se trataba solamente de decir lo que los ciudadanos que aún piensan con la cabeza son capaces de entender (que no hay paños calientes contra ETA y que solamente el terror desaparecerá cuando el último terrorista esté entre rejas), se trataba también de dar una respuesta en la calle.

 

La semana pasada, el PP y la AVT habrían tenido que dar el do de pecho. Salir a la calle y convocar el mismo día, a la misma hora, una manifestación clara, rotunda, nítida, en la que el lema hubiera sido solamente: “Contra ETA, contra los asesinos. A por ellos”. Todo lo demás es, literalmente, marear la perdiz y ejercer de lo que desde la COPE se llama el papel de “maricomplejines”.

 

Muchos ciudadanos acudieron a la manifestación gubernamental-sindical al creer que era una “manifestación contra ETA”. Y no lo era: era una manifestación para que ZP no se viera anegado en las encuestas de intención de voto.

 

Si esa masa hubiera tenido otro mensaje mucho más claro (“Contra ETA, contra los asesinos. A por ellos”) hubiéramos visto cuál de los dos mensajes era más claro.

 

Si el PP tiene miedo de hacer salir a la gente a la calle, la AVT debería de haber pensado por sí misma sobre la conveniencia de reinstaurar la claridad en el seno de la lucha contra el terrorismo.

 

CON PSICÓPATAS SOLO SE NEGOCIA EL HORARIO DEL PSIQUIATRA

 

 

En otras ocasiones hemos aludido a que el País Vasco sufre una patología social generada por muchos elementos diferentes, desde los de carácter étnico-cultural y antropológico, hasta los meramente políticos. Esa patología social tiene un nombre: “nacionalismo”, moderado o radical, pero siempre “nacionalismo”. Es evidente que cuanto más extremo es ese nacionalismo, más acusada está esa patología social, hasta un límite en el cual, ya no estamos en una “patología social”, sino ante una patología personal.

 

Resulta, cuanto menos grotesco, si no fuera dramático, que ETA en su comunicado reivindicando el hecho haya asumido el atentado, indicando que no suponía una ruptura de la “tregua”… Un psicópata es alguien que vive en un mundo propio, dotado de una lógica distinta a la normal, sin empatía con los demás, y sin tener conciencia del daño que hace. El comunicado de ETA es, en realidad, un diagnóstico clínico: están mal de la cabeza, son unos psicópatas irremediables. ¿Negociar con ellos? ¿Y por qué no con aquel loco que se cree Napoleón?

 

Digámoslo ya: en un momento en el que nada justifica el uso de la violencia, en el que adolescentes descerebrados no dudan en poner bombas de 500 kilos, supone que los psicópatas del País Vasco ya saben a donde afiliarse: a ETA, la mayor acumulación de psicópatas por metro cuadrado político.

 

Se puede negociar con alguien capaz de moverse en unas coordenadas de razonamiento lógico. No con un psicópata, en la etiología de cuya enfermedad ya está implícita una lógica particular, diferente de la “normal” y que impide cualquier entendimiento y razonamiento con alguien “normal”.

 

A partir del momento en el que ZP inicia el proceso de paz, el error  fue no establecer en el parlamento los parámetros exactos de esa negociación. No se hizo porque ZP tenía miedo de que esto inhibiera a ETA y revitalizara al sector más proclive al terrorismo. Se habló sólo de que no hubiera “negociación política”… pero entonces, ¿qué se iba a negociar?

 

Para los bienpensantes, eso implicaba que la negociación solamente se iba a realizar sobre el destino de los presos a cambio de una renuncia completa al terrorismo. Aproximación de los presos, medidas de gracia anticipadas, reducción de las peticiones fiscales y relegalización de HB… eran los techos de una negociación “no política”, pero, si estos eran los techos, ¿qué le impedía a ZP proclamarlos en voz alta para evitar cualquier ambigüedad?

 

Era evidente que ZP iniciaba las conversaciones con ETA con intención de ceder algo más. Seguramente un techo autonómico mayor, una forma de incorporar a Navarra a la Comunidad Autónoma Vasca, etc. ZP pensaba que la euforia por la paz conseguida evitaría que los electores tuvieran presente las concesiones de ZP a la banda.

 

Pero el proceso de paz ha fracasado. ZP se niega formalmente a reconocerlo. Su intervención parlamentaria de hoy lunes ha sido débil, demostrando que aún no se ha repuesto del KO que sufrió el 20 de enero. El resto de grupos parlamentarios no ha estado tan cohesionado en torno a ZP (y en el momento de escribir estas líneas, pues el debate todavía no ha concluido) como en anteriores ocasiones. Da la sensación de que el “todos contra el PP” empieza a tener fisuras. Hoy es materialmente imposible que ZP obtenga dentro de 18 meses una mayoría absoluta. Bastante tendrá con sacar unos cuantos cientos de votos por delante del PP.

 

Nunca como hoy ZP está en manos de ETA: si cede más a ETA, alguien le recordará su pacto como “la paz de la debilidad” y puede costarle demasiado cara electoralmente; si interrumpe el proceso de paz con la ambigüedad que lo ha hecho hasta ahora, corre el riesgo de que su mensaje no sea entendido y, por tanto, también sufra menoscabo electoral. Así pues ZP, por iniciativa propia, ha vinculado su destino al de una banda de psicopatones. Era imposible hacerlo peor. Era imposible encontrar a un eunuco mental más incapaz de desempeñar el cargo de presidente de gobierno. En Infokrisis, desde el 14-M hemos sido claros al respecto: ZP no era la persona adecuada para dirigir un país. Las bombas lo pusieron allí. Las bombas lo están dirigiendo al basurero de la historia.

 

LA SALIDA A LA AGONIA DEL GOBIERNO ZP: ELECCIONES YA

 

El que ha sido definido por la inmensa mayoría de periodistas y en varios medios de comunicación digitales y convencionales como el “peor presidente en la historia de la democracia”, debe DIMITIR Y CONVOCAR ELECCIONES ANTICIPADAS EN EL PLAZO MÁS BREVE POSIBLE.

 

No hay otra salida cuando se percibe claramente que el gobierno no está en condiciones de cumplir con su mandato sin desencadenar nuevas y más peligrosas crisis en cualquier lugar en donde decide tomar alguna medida. Y poco importa si es en materia antiterrorista o de inmigración, si es en materia autonómica o en materia de articulación del Estado, si es en materia de seguridad ciudadana o de política penitenciaria, en materia internacional o en materia hídrica… allí donde ZP o algunos de sus fotocopias reducidas meten la mano abren un frente de crisis.

 

Y esto ya dura demasiado. Ni las costuras de este país van a resistir 18 meses más de agonía, ni en estas condiciones se va a revitalizar la inversión, ni se van a detener los procesos centrífugos, ni siquiera vamos a saber qué futuro nos espera. En apenas 30 meses ZP ha situado este país en la duda más absoluta y en el desasosiego más amplio. Ya hemos visto lo que este gobierno podía dar de sí: ahórrenos más angustia. Ahórresenos más angustia y desasosiego. Convóquense elecciones anticipadas, ya. Sin demora y como fórmula más razonable para salir del impasse en el que nos ha metido este bobo ilustre.

 

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario