¿Qué está pasando exactamente en el “Proceso de Paz”?

Publicado: Sábado, 06 de Enero de 2007 17:31 por Ernesto Milá en TERRORISMO
20070106173100-tontarra.gif

Infokrisis.- Desde el inicio del “proceso de paz” desde infokrisis hemos intentado, no solamente seguir sus fases, sino, especialmente extraer conclusiones lógicas, a partir de los datos objetivos que poseemos, ordenados sin prejuicios y sin servidumbre a lo políticamente correcto. El “proceso de paz” todavía no ha concluido. Así que vale la pena seguir interpretando el estado actual en el que nos encontramos.

REPASANDO LO ESENCIAL DE LA “TEORÍA SOBRE ETA”

ZP hizo el ridículo ante todo el país afirmando que “estamos mejor que hace un año…”, etc. Al día siguiente, con precisión asombrosa, ETA le desmintió. Llovía sobre mojado. Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y el sentido común indicaban que ETA se estaba rearmando y que, alguna fracción podía contemplar la posibilidad de realizar nuevos atentados. A partir de ese momento, ZP se refugió en sus “vacaciones” familiares en Doñana, callado y silencioso, mientras Rubalcaba de un lado y Blanco de otro, daban la cara evidenciando su falta de talla.

Primera pregunta que se plantea: ¿qué espera ZP con este silencio y con la declaración ambigua de que “se interrumpe el proceso de paz”? Por que, a pesar de su declaración parlamentaria, el proceso de paz no se ha “roto”, sino se ha “interrumpido”. Da la sensación de que solamente un suicida, un loco o un perfecto imbécil podrían hacer algo así. Pero también alguien que tiene algún as en la manga. Y, desde el principio, siempre hemos dicho que la seguridad de ZP en que el “proceso de paz” llegará a un resultado tangible, es porque, dispone de información sobre la voluntad de la otra parte: sabe que Josu Ternera está por la paz, si ello le permite una jubilación tranquila, el control sobre el “tesoro de ETA” y no entrar en la cárcel. Total, todo esto, a cambio de entrar en la historia como “ZP el pacificador”, no es gran cosa. Ahora quedaba dramatizar este proceso que culminaría en un “frente de izquierdas” (PSE-HB) como fórmula para romper el “frente abertzale” (HB-PNV-EA), de tal manera que sea, no solamente rentable en el País Vasco, sino también en el Estado.

La predisposición de Josu Ternera a liquidar ETA, recibiendo contrapartidas, es el “as en la manga” con que cuenta ZP. Esa es, para él, la parte buena de la noticia. La parte mala viene dado por la sencilla razón de que, desde 2002, cuando Ternera abandonó su escaño y entró en clandestinidad… ETA ha sido desmantelada con una precisión asombrosa y, de toda la antigua dirección, solamente queda él en libertad. Llevamos meses diciéndolo: el desmantelamiento de ETA de 2002 a 2004 se debe a un topo, no en la base –siempre con una visión limitada de la organización- sino en la cúpula. De la cúpula del 2002 solamente hay un superviviente, Ternera, así que si hay un traidor en ETA este es Ternera.

Pero ¿qué ha ocurrido? Algo muy sencillo: algo se ha movido en la base de ETA. Si bien la cúpula, los presos y buena parte de HB están a favor de una “salida política”, la base de ETA y un sector de HB no lo están, siguen manteniendo su política de máximos y aspiran a transformar su actual derrota estratégica en una victoria sobre el Estado. Se apoyan en que ZP es el vivo rostro de la debilidad y que si reconstruye el pacto antiterrorista con el PP se verá anegado por este partido en las próximas elecciones generales… por tanto, es el momento de presionar a ZP para lograr las concesiones máximas.

En los meses de tregua, la base de ETA ha reconstruido una infraestructura propia, divorciada de la cúpula y desconocida para Ternera… esto es, desconocida para las fuerzas de seguridad del Estado. Ahora, esa infraestructura ya es lo suficientemente fuerte como para arriesgarse a cometer atentados sin riesgo de que sean inmediatamente localizados y encarcelados. O al menos, eso es lo que piensa la base, consciente o no de que de 2002 a 2004 se han producido “caídas” con excesiva facilidad, imposibles sin la complicidad de algún chivato en la cúpula de la organización.

PROCESO DE PAZ “EN SUSPENSO”, NO “ROTO”

Esto explica el por qué ZP no ha finiquitado claramente el proceso. Ahora queda contactar con el topo de la otra parte y preguntarle qué está ocurriendo. Es probable que Ternera haya intentado sobrevalorar su papel en ETA y eludir reconocer que existen tensiones insuperables en el interior de la organización y especialmente en la base, so pena de ver como mermaba su capacidad de negociación.

En efecto, ZP espera “información” de la situación real de ETA en este momento y, sobre todo, espera nuevos datos que le permitan deshacer la base de ETA con la misma facilidad con la que se realizó entre el 2002 y el 2004. ZP necesita ahora detenciones que presentar ante la opinión pública, precisa reconocer que, algunos comandos de la base se habían escapado del control de la dirección de ETA y habían actuado por su cuenta, pero que, a fin de cuentas, el proceso sigue adelante, porque la “cúpula” de ETA está a favor de la negociación. Para que este planteamiento sea creíble (el único que puede salvar la cara de ZP en esta cuestión del proceso de paz) ZP precisa detener a los culpables del atentado a la T-4 de Barajas. Y estamos persuadidos de que en los próximos días van a producirse detenciones. Pero ZP se va a encontrar con un problema…

Si hasta hace poco Ternera contaba con la confianza de toda la organización, ahora ya la ha perdido. Ternera es visto como un riesgo por la base etarra, probablemente hasta el punto de haber elaborado una nueva infraestructura cuyos detalles ya no son conocidos por Ternera y sus últimos hombres de confianza en la organización. ZP espera que los datos facilitados por Ternera sobre quien haya podido cometer el atentado (datos fragmentarios, parciales, pero datos, al fin y al cabo) lleven a detenciones y solamente en ese momento espera compadecer ante la opinión pública, el parlamento y los medios de comunicación: con algún éxito en la mano.

La cuestión es que cuando se crea una nueva infraestructura terrorista, se parte de cero. Partir de algo más supone el riesgo de ponerla nuevamente en peligro. Así pues, existe la posibilidad de que las detenciones correspondan a viejos militantes ya conocidos, arrojados como carnaza para que los medios de comunicación y la opinión pública puedan hablar de la “eficacia policial” y de la decisión del gobierno de “perseguir a ETA”. Pero parece difícil que la base de ETA haya reconstruido una infraestructura aportando los datos al dirigente responsable de la caída de cientos de militantes entre 2002 y 2004… Por que lo que se ha evidenciado desde el robo de las pistolas en Francia y desde el recrudecimiento del kale-borroka es que, no hay UNA ETA, sino DOS ETAS: la que se sienta en la mesa de negociación (Tercera, los presos, un amplio sector de HB) y la que roba pistolas, incendia cajeros, prepara explosivos y los activa…

ZP quiere presentarse con un éxito en la mano: “¿lo veis? No era ETA, eran solo unos descontrolados fuera de la disciplina de ETA. Por eso, el proceso de paz sigue, con todas las precauciones y con todo el empeño de un Estado de Derecho, y bla, bla, bla”.

Eso, o de otra manera, ZP es un cadáver político. “Apostar” por el proceso de paz suponía un “doble o nada”. Si se coronaba con éxito, reelección en 2008, si fracasaba ZP se hundía hasta sus peculiares cejas.

LA PRÓXIMA FASE DEL “PROCESO”

Tanto Pepino Blanco, como Rubalcaba han dado muestras de estar en situación dubitativa, no saber exactamente lo que estaba ocurriendo, mientras ZP se ha atrincherado en el silencio. Pero en la otra parte, las cosas tampoco van mucho mejor. Uno de los líderes de HB ha reconocido que este atentado no lo esperaba nadie. Otegui ha repetido su vieja cantinela –“si, ha sido un golpe duro, pero que es preciso contextualizar dentro de la ofensiva actual contra la izquierda abertzale y contra los presos y bla, bla, bla”- mientras que hasta el día anterior tenía la absoluta seguridad de que se iba a presentar a las elecciones de mayo, siendo la única duda si lo haría con la sigla HB (como proponía Otegui) o con cualquier otra (como proponía el gobierno), es decir, una ridícula cuestión de forma.

La “izquierda abertzale” también se está planteando en estos momentos ¿qué está ocurriendo? En síntesis es simple entenderlo: HB es lo que la justicia ha dicho que era, el “frente político” de una organización terrorista, en contacto con la cúpula de la organización. Así que HB come de la mano de ETA, pero ¿de su cúpula o de las bases de la organización?

Algunos en HB empiezan a entender que dentro de ETA se está produciendo una lucha por el poder y no dudan en absoluto de que si esa lucha termina en ruptura, eso repercutirá negativamente en la “izquierda abertzale”, con su consiguiente fraccionamiento. Además, HB empieza a notar que cuando hay muertos 80.000 de sus votantes se retraen y prefieren entregar su voto a la abstención, a Aralar, o al nacionalismo convencional, mientras que cuando no hay muertos, esos 80.000 votos van a ir a parar a HB.

HB precisa también “consultar” a la “superioridad”, es decir, a ETA. El control de muchos ayuntamientos vascos depende de lo que ocurra en los próximos días. Las dos partes del “proceso de paz” están aprovechando estos días de escasa información política, para reconstruir estrategias, reunir información sobre lo que está ocurriendo y prever actividades y actitudes.

Y todo esto se está haciendo con dos muertos hallados y un desaparecido a encontrar. Los tres inmigrantes. Los tres, muertos casuales. Los tres, víctimas de una innoble pantomima. Era mucho más fácil meter en la cárcel al último etarra (Ternera incluido, sino el primero) y arrojar la llave a la basura. Son culpables. Son asesinos. Deben pagar. Es así de simple.

© Ernesto Milá – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario