ZP: El principal valedor del ingreso de Turquía en la Europa

Publicado: Lunes, 13 de Noviembre de 2006 12:26 por Ernesto Milá en NO A TURQUIA
20061113123218-turquia.gif

Infokrisis.- ¿Cuál es el único punto de coincidencia entre la política exterior de Aznar y la de ZP? Respuesta: que ambos han defendido la entrada de Turquía en la UE. Es decir, que ambos, han defendido la opción contraria a los intereses de Europa. ZP lo ha reafirmado ayer domingo desde Ankara: Turquía es Europa. Se equivocó Aznar y se equivoca ZP. Los motivos por los que Aznar defendía el ingreso de Turquía en la UE eran radicalmente diferentes a los que escribe ahora ZP. Pero el resultado es el mismo. Y la actitud ante estos gstos idéntica: rechazarlos. 

Para Aznar, en el fondo, no se trataba más que de seguir en esto los consejos de su buen amigo George Bush. Aznar partía de una base falsa: que EEUU seguía siendo el “amigo” y el “aliado incondicional” de Europa. Y esto no era así: la UE era competidor económico de los EEUU… Y los EEUU lo único que aspiraban sosteniendo la candidatura de Turquía era situar un “caballo de Troya” islámico en el seno de su principal competidor.

 

ZP, por supuesto, parte de otras bases completamente diferentes. Para él, el ingreso de Turquía es el argumento que legitima su “diálogo de civilizaciones”. A Turquía esto le interesa: es el camino más fácil para dar salida a sus excedentes demográficos y obtener un mercado de 500 millones de personas. Sobre Turquía ya hemos publicado una larga serie de artículos –aún por concluir- y no vale la pena añadir nada, ahora bien sobre ZP, vale la pena analizar brevemente en qué consiste su “alianza de civilizaciones”.

“HEMOS CONSEGUIDO QUE NNUU HAGA SUYO EL PROYECTO…” ZP.

En Ankra, ZP ha estado exultante. Por fin ha encontrado a un mandatario que le descuelgue el teléfono y que no le tire de las orejas delante de los medios. Allí ha explicado en qué consistía el “diálogo de civilizaciones”, amparándose en un nebuloso documento elaborado por un “comité de sabios”… Nadie puede dudar de que se trata de un documento “soft”, esto es, blandurrio, y por tanto, indefinido.

Decir, por ejemplo, que el “diálogo entre las civilizaciones” se estimularía resolviendo el problema entre judíos y palestinos, es, literalmente, una cretinez. Más definitivo hubiera sido afirmar que este problema desaparecería cuando desaparecieran el fundamentalismo islámico y el fundamentalismo judío. O cuando se ofreciera a ambas partes garantías –imposibles de ofrecer, por lo demás- de que tendrían agua suficiente para alimentar los cultivos del Neguev y asegurar el desarrollo y la supervivencia de la población palestina. Pero, claro, si lo primero es considerado como una forma de provocar a las partes y lo segundo es inviable, dígame usted cómo puede resolverse el conflicto, en lugar de marear la perdiz.

En cuanto al otro punto que afirma que la educación contribuirá a resolver los problemas de las civilizaciones, eso es más que discutible: una educación coránica, lo único que hace es estimular el deseo de guerra santa. No olvidemos que “taliban” es, literalmente, “estudiante”, ¿de qué?, de fe islámica. Así pues, no se trata solamente de educar, sino de educar en determinada dirección. Y eso, naturalmente, se oculta.

El problema del informe del “comité de sabios” es que nadie puede estar en contra. En ese terreno sin salida, ZP se mueve bien: “buscamos la paz en el País Vasco”, hombre, ¿y quién no busca paz? Es innegable que la paz es mejor percibida que la guerra y el conflicto. El problema de ZP es que tiene una increíble tendencia a llevar a situaciones indiscutibles (es mejor que las civilizaciones se entiendan que no a que se destruyan entre sí…), pero es incapaz de explicar las situaciones reales y cómo pasar de la realidad lamentable a la utopía irrealizable. En ese sentido, ZP es el primer producto de la educación finalista: vive con singular intensidad su utopía de futuro… sin ser capaz de establecer en ningún terreno las causas verdaderas de los conflictos y mucho menos de idear soluciones inmediatas.

Por eso cuando ZP ha gritado entusiasmado que NNUU apoyaba “su” proyecto, estaba haciendo un fuego de paja. NNUU “aprobó” ese proyecto, como diariamente aprueba decenas de iniciativas y de normas aparentemente bienintencionadas. Una cosa es aprobar un proyecto… y otra muy distinta comprometerse con él.

NNUU se ha encontrado con el mismo problema que cada hijo de vecino, a la hora de valorar los proyectos de ZP: indiscutibles en su finalidad, son inviables en la realidad. Es imposible oponerse a ellos, so pena de aparecer como un amante del conflicto y un enemigo de la paz y de la armonía entre los pueblos. Pero también es imposible aplicarlos. Ese es ZP.

“ESTAMOS INVIRTIENDO EN PAZ, CIVILIZACIÓN, ENTENDIMIENTO…” ZP

Si, “estamos” invirtiendo, porque esta excentricidad grotesca de ZP, sobre todo la estamos pagando usted y yo. El contribuyente, en definitiva. Dinero tirado, todo para nada. Hay inversiones buenas e inversiones malas, esta es una mala inversión que durará todo el tiempo que ZP siga en La Moncloa. Su sucesor, sea pepetero o socialista, enterrará el proyecto. ZP tiene ambiciones de ser el Kennedy español, pero corre el riesgo de ser el nuevo “Krusty el payaso” de estas latitudes.

En esto existe una segunda analogía entre Aznar y ZP: su falta de objetividad a la hora de valorar el papel internacional de España. Creer que un país de segunda fila de la Unión Europea, puede aspirar a jugar fuerte en el terreno internacional, es –lamentablemente- un error de percepción. Si Aznar podía aspirar a “reintegrar a España entre las naciones que cuentan y deciden” solo por haberse fotografiado junto a Bush y Blair, ZP cree que es capaz, él solito, sin ayuda de nadie, de suscitar un movimiento internacional por la paz y el diálogo de las civilizaciones.

La diferencia en este terreno, estriba en que la posición de Aznar fue contestada en Europa, mientras que la de ZP ha sido completamente ignorada en Europa, como si ni siquiera valiera opinar sobre ella. Al menos, por el momento. Porque, los gobierno de los principales países de la Unión deberán necesariamente de pronunciarse ante la “gran propuesta” de ZP: la entrada de Turquía en la UE… algo que impediría a cualquier gobierno europeo seguir gobernando, ante la oposición de su electorado, especialmente en Francia y en Alemania.

En la reunión de Turquía, ZP tenía frente a él a un gobernante islamista moderado. Se da la circunstancia de que si ZP es en absoluto representativo de los gobiernos de la Unión Europea, Turquía no es representativo de los gobiernos islámicos… ¿Pueden dialogar las civilizaciones cuando ni uno ni otro interlocutor son representativos de sus propias áreas? Así pues, “estamos inviertiendo” en la nada.

“¿LA INTEGRACION DE LA MUJER EN EL ISLAM? EUROPA NO PUDE DAR LECCIONES…” ZP

En el curso de la rueda de prensa, un periodista le preguntó a ZP qué opinaba sobre la integración de la mujer en el Islam. Era el momento de demostrar que la existencia de la Alianza de Civilizaciones podía servir para remediar problemas reales. Sin embargo, ZP se salió por la tangente, por la más odiosa tangente que el periodista que formuló la pregunta, podía imaginar. Simplemente, ZP respondió que “Europa no puede dar lecciones”. Pues bien, si. Europa, en este y en muchos otros terrenos, puede dar lecciones. El problema es que ZP ha sido ganado por la mentalidad progresista culpabilizadora: Europa es culpable de alguna manera, de todo lo que ocurre en el mundo.

ZP, seguramente, tenía en mente, su portentosa ley para resolver el problema de la violencia doméstica que, al no haber identificado cuál es el origen de éste problema, difícilmente podía resolverlo. Y así ZP ha pensado que también en España hay mujeres víctimas de la violencia doméstica. Luego el problema no es sólo islámico… sino que “Europa no puede dar lecciones”. Error.

Hoy sabemos que el grueso de la violencia doméstica es aportada por el 12% de la población residente en España, es decir por inmigrantes procedentes especialmente de dos bloques: andinos y magrebíes. Así pues, si hay un problema sobre la mujer en el Islam. Mientras que las peores situaciones en esta materia que pueden darse en Europa están protagonizadas por psicópatas, anormales, toxicómanos, ancianos con demencia senil, e inmigrantes andinos y magrebíes… en los países islámicos el problema es estructural: existe una religión que sitúa a la mujer bajo la tutela del varón. La diferencia es demasiado clara como para que ZP pueda entenderla. Pero alguien medianamente dotado, la percibe.

EN CONCLUSION: “TURQUIA DEBE ENTRAR EN LA UE…” ZP

Si Turquía aspira a entrar en la UE debe buscar nuevos valedores. Lo tiene difícil, habida cuenta de los gobiernos francés y alemán se oponen a este ingreso y que ningún gobierno europeo que aspire a salir reelegido se va a arriesgar a defender la candidatura turca y todo lo que implica. En España, tanto el gobierno de Aznar como el de ZP han hurtado el debate sobre Turquía. Resulta absolutamente increíble que en Europa este tema haya causado el parón en la construcción europea y haya estado en el origen del rechazo al proyecto de constitución europea en el referéndum francés. ZP es el nuevo valedor de Turquía y, a cambio, el precio que éste país debe pagar para ello, es bajo: afirmar protocolariamente que apoya el “diálogo de civilizaciones”. Poco para lo que puede obtenerse.

Pero, a la inversa, el precio pagado por ZP para lograr pasar a la historia con el “diálogo de civilizaciones”, es alto: no sólo el esfuerzo económico de un país que no puede permitirse ese esfuerza porque todavía en nuestro país existen bolsas de pobreza y necesidades acuciantes, sino también y sobre todo porque, esta iniciativa va a ser muy mal acogida –al margen de las declaraciones protocolarias- por las cancillerías europeas, especialmente en París y Berlín.

El aislamiento creciente de España en materia internacional es el daño colateral de la política exterior de ZP. Nunca España estuvo tan sola en la escala internacional y nunca sus dirigentes estuvieron tan ausentes de la realidad como hoy. Lo pagarán ellos, pero los daños los sufriremos todos.

© Ernesto Milà – Infokrisis – infokrisis@yahoo.es

 

Comentarios  Ir a formulario