¿Cómo nos ven los inmigrantes?

Publicado: Viernes, 11 de Agosto de 2006 23:20 por Ernesto Milá en INMIGRACION
20060811232056-inmigracioncc.gif
Infokrisis.- He tenido muchas relaciones con magrebíes y andinos, tanto en España, como inmigrantes, como en sus países de origen en donde el inmigrante era yo. Lo que sigue son los juicios recogidos de una muestra lo suficientemente amplia de testimonios como para pensar que es posible llegar a conclusiones empíricas razonables y significativas. Así nos ven los inmigrantes... Las opiniones de estas personas son siempre subjetivas, pero basadas en algunos datos reales y, en cualquier caso, suponen una línea de tendencia.

Nos ven como: 

“Débiles y atontados”

En la cárcel de la Santé conocí a un tunecino detenido por pequeño tráfico de drogas. Era joven y se había criado en Francia. Francia le había ofrecido lo que no existía en su país: educación, subsidios, posibilidades de formación. Era mucho más fácil comprarse un BMW último modelo a sus 20 años, traficando con cocaína. Además, despreciaba a los franceses. “Son débiles y atontados”, me decía. Me ponía como ejemplo que, cuando era tironero en Les Halles, sabía que si un ciudadano lograba detenerlo solamente tenía que gritar “racistes” histéricamente para que lo soltaran. La clase media francesa se asusta con sólo la posibilidad de que alguien pueda llamarles “racistas”. Todos los delincuentes magrebíes lo saben. En el Raval de Barcelona ya ha ocurrido el mismo episodio: al grito de “racistas”, una pareja de policías debió soltar al delincuente marroquí, intimidados por la reacción de los viandantes. Por eso los inmigrantes consideran a los europeos atontados.

No les cabe en la cabeza que los gobiernos europeos puedan dar subsidios y ayudas de todo tipo a gentes como ellos que tienen muy claro lo que buscan: “pillar”. Piden una mezquita y las autoridades se la dan, delinquen una y mil veces y nunca terminan encerrados cuando en su país les cortarían la mano, después, por supuesto, de la conveniente paliza en comisaría… Vulneran la ley de extranjería, violentan las fronteras y les obsequian con ropa nueva –además de marca-, alimentos gratuitos y les trasladan a la península en avión de lujo.

Todo esto les da la perspectiva a los inmigrantes de que los europeos somos DÉBILES y ATONTADOS. Débiles porque no sabemos defender lo nuestro, abrimos la puerta a delincuentes que vienen a robarnos y ni siquiera hay valor para encerrarlos en las cárceles; y atontados porque no nos damos cuenta de que ellos cada vez son más fuertes y los europeos menos, más sumergidos en la oleada migratoria, retirándonos de barrios enteros en los que la “limpieza étnica” es realizada con extrema eficacia y, todavía, subvencionando al invasor. ¿Cabrían más muestras de debilidad y tontería? Los inmigrantes tienen razón en percibirnos así.

“Depravados y afeminados”

El hijo de un gobernadorcillo local en Costa de Marfil nos intentaba explicar, mal que bien, que el SIDA era un invento europeo para acabar con los africanos. Textual. No añadimos ni una coma a la frase que nos soltó a la sombra del único tugurio de Pangamo donde se podía conseguir una cerveza fresca. Y además añadía: ¿por qué los europeos no se mueren del sida si se pasan la vida dándose por el culo? En francés, la frase sonaba sólo levemente mejor. En el fondo, el marfileño en cuestión estaba diciendo algo que todos sabemos: hay una evidente depravación de las conductas en Europa.

Jonas Savimbi, líder de la Unión para la Independencia Total de Angola (UNITA) nos dio en cierta ocasión una lección que recordamos bien: “Para mí Europa es la cuna de la civilización: Grecia, Roma, las catedrales, el Renacimiento, la ciencia… pero vuestra Europa de hoy está en otro sitio, no es la mía”. Es triste que un africano tenga que dar lecciones a unos europeos sobre como ser europeos. Lo grave era que compartíamos el punto de vista de Savimbi. En el fondo, él se había criado en Europa, había conocido Portugal, Francia, Suiza. Y era un hombre inteligente y valiente: en uno de sus viajes a Europa pudo percibir el derrumbe moral del continente. Pornografía a gogó, ausencia completa de valores éticos y morales, ridiculización de quien pretendiera tenerlos o defenderlos. Savimbi no era el único africano que tenía esta visión de Europa. Era cristiano, pero los islamistas no piensan diferente.

No me gusta el Islam, bebo moderadamente alcohol y los tacos de jamón me impiden tomarme en serio una religión que proscribe una y otra cosa. Pero reconozco que los niveles actuales de alcoholismo y drogadicción en Europa han rebasado límites alarmantes. Sin hablar de la ingesta de comida basura y el sobrepeso generado. Y, por supuesto, sin hacer referencia a la ruina ética del continente. Los inmigrantes tienen razón en vernos como depravados.

En todo el continente africano, cuando se logra entablar amistad con sus habitantes y se crea un mínimo lazo de confianza, la primera pregunta –inevitable- que te formulan es si en Europa todos somos “pedés” (homosexuales). La imagen del hombre y de la mujer europea que remiten los inmigrantes africanos a su país de origen es de que aquí los hombres se casan con hombres y las mujeres con mujeres, se besan en público (algo que los africanos te cuentan siempre entre carcajadas y muecas de asco). La homosexualidad es una infamia en el África negra e incluso en buena parte de la población magrebí. Lo cierto es que en estos horizontes la familia tiene todavía un gran peso en la sociedad y sigue siendo su “célula básica”.

A los africanos no les cabe en la cabeza que aquí la homosexualidad reciba los parabienes legales y sociales, mientras que el aborto y la eutanasia se consideran algo normal, pan de cada día en esta civilización decadente. Y lo que no entienden, sobre todo cuando perciben que tú, en el fondo, piensas lo mismo, es cómo permites esta situación y por qué no haces algo. Es difícil explicarles que tienen razón y que, en el fondo, la sociedad europea se ha relativizado primero y feminizado después y, lo que ha quedado, finalmente, es una mezcla de depravación y afeminamiento global.

Triste percibir que los inmigrantes no se han equivocado mucho en su percepción de Europa.

“Viven bien y comen mejor”

Según los estándares africanos y andinos, la vida del grueso de la población europea es una ganga. He conocido andinos para los que calzar abarcas era un lujo, y muchos más que no conocieron el calzado hasta que fueron llamados para su servicio militar. Y tiene gracia, porque en todos los países andinos los jóvenes están orgullosos de servir a su país en el Ejército. Allí reciben ropa digna, comida y educación. No pueden concebir por qué en Europa se abomina de las FFAA y se renuncia a servir a la Patria. Y, justo es reconocer que, una vez más, tienen razón.

Pero se equivocan en lo de la comida y el vivir bien. Aquí radica su error. Han llegado a lo que pensaban era una tierra de promisión y el problema es que, ni para los de aquí ni para los recién llegados, atan los perros con longaniza. Aquí viven bien los que viven bien, el resto viven a salto de mata. Ese es el futuro que les espera a la mayoría de inmigrantes. Un búlgaro que conocí en Madrid, de etnia turca, cobraba unos 600 euros al mes como peón no cualificado de la construcción. Se quedaba con 200 y enviaba los otros 400 a su familia. Dormía en un parque público en verano y en una caja de cartón en invierno. Con los 400 euros, su familia podía vivir seis meses (hace tres años) en Bulgaria. Vivir bien… No me negarán que hay algo de triste y primitivo pero, al mismo tiempo, de heroico en todo esto. No creo que muchos de nosotros nos sacrificáramos así por nuestras familias. En cierto sentido, tienen razón: vivimos bien; incluso los que viven mal, viven mejor que las clases medias de los países africanos y andinos.

¿Comer bien? Realmente, comemos mal. La dieta mediterránea es tan cara como nutritiva para quien quiere seguirla a rajatabla. Realmente, es mucho más caro el fast-food, pero también mucho más fácil y adictivo. Si el sobrepeso avanza a velocidad mayor que la inmigración es gracias a la comodidad que los europeos nos hemos forjado a la hora de comer: los consejos de Arguiñano, el “Canal Cocina”, o programas como “Todos contra el chef”, apenas logran que algunos desocupados y ociosos europeos, a menudo solteros, trabajen elaborados platos en sus cocinas de diseño. La mayoría prefieren llamar por teléfono a la pizzería, al distribuidor de hamburguesas o comida china más próxima y renunciar a elaborar platos de cocina tradicional.

El resultado no puede ser más catastrófico. Esta mañana he podido ver delante de mí a un tipo aquejado de obesidad mórbida castigando a una Vespino que desaparecía bajo su peso. La obesidad es una plaga en Europa. Así pues, ¿comemos bien? No, desde luego, pero sí, si tenemos en cuenta la cantidad y la proliferación de fast-food. De hecho, este tipo de establecimientos han recibido un refuerzo con los inmigrantes andinos que los han convertido en sus santuarios. El Kentucky de la calle de la Montera, donde estuve hace quince días, parecía una sucursal de Quito o La Paz.

Así pues, también aquí, en cierto sentido, los inmigrantes tienen razón: comemos “bien”, esto es, comemos “mucho”, y engordamos aún más. Un pueblo de gordos es un pueblo con colesterol en las venas y el cerebro pastoso. Ni deportes de riesgo, ni población sana y atlética, sino friki y constreñida a una vida sedentaria…

Esta consideración tiene un trasfondo: el inmigrante está convencido que ha llegado a la meca del consumo. Aquí en Europa hay oro y recursos infinitos. No ha venido –contrariamente a la versión políticamente correcta- a contribuir con su esfuerzo a pagar las pensiones de nuestros abuelos, sino a beneficiarse él mismo de una pensión por baja laboral, invalidez que arrastra de su país de origen, o simplemente para tratarse alguna enfermedad. Se percibe a Europa como la meca de la abundancia y el continente que puede pagar cualquier exigencia que se le formule.

“Sin nosotros no sabrían vivir”

A fuerza de la cantinela progre de que la inmigración es necesaria en Europa, los inmigrantes han terminado por creérsela. Para ellos, si los inmigrantes se fueran de Europa –que no se irán- el continente se hundiría –algo que no ocurriría- y este razonamiento, falso y mendaz, les crece en la sensación de que son protagonistas de algo. Ellos están salvando a Europa. Luego vendrá el tío Paco con las rebajas y pedirán una compensación que, desde luego, no merecen.

La inmigración está salvando, solamente, la cuenta de beneficios de las patronales de la construcción y de la hostelería. Su papel no es determinante en ningún otro sector económico, ni siquiera en el campo. Hablando de campo…

En estos momentos estamos en la recogida de la ciruela, como hace meses y medio estábamos en temporada de la cereza y dentro de un mes vendrá la vendimia, casi completamente mecanizada. Es tiempo de vacaciones. Hubo un tiempo en que los jóvenes estudiantes, de vacaciones, nos desplazábamos al campo y trabajábamos en alguna de estas campañas de recogida. Ganábamos lo suficiente para podernos comprar la Lambretta o viajar a Europa, o simplemente para no sangrar a nuestros padres con una permanente petición de fondos. Ahora todo eso se ha acabado: nuestros jóvenes, incluso los que quieren trabajar en verano, no encuentran trabajo porque está cubierto por la inmigración. Tampoco es un drama para ellos: “papá nos mantiene, tranquilos”. Así, las nuevas generaciones, en lugar de endurecerse, se van ablandando progresivamente.

De ahí que, también en este terreno, la opinión de los inmigrantes por subjetiva que pueda parecer, no es del todo falsa: hoy podemos vivir sin inmigrantes, dentro de unos pocos años, no. Nos habremos acostumbrado a que nuestros hijos-mascota no hagan nada más que vivir en un “dolce fare niente”, apático y alejado de cualquier esfuerzo y sacrificio, incluido el de buscarse la vida en los meses de verano. Y, entonces, sí que será cierto que la sociedad europea no sabrá vivir sin inmigrantes. El problema es que los inmigrantes no han venido aquí para sustituir a papá y mamá, sino para ganarse la vida. Llegará el día en que ocurra algo parecido a cuando Odoacro, Rey de los Hérulos, depuso a Rómulo Augústulo de una patada y asesinó a su papaíto que tanto quería y que lo colocó a la cabeza del Imperio Romano. Se dice que estamos al comienzo de una “nueva edad media”. En realidad no: estamos reviviendo la caída de Roma la Grande.

“Son racistas”

El inmigrante tiene un vago concepto de racismo. Racismo es toda prevención, hostilidad o reserva contra gentes de otras razas. Hasta no hace poco, España no era un país racista. Franco, incluso, tuvo una “guardia mora” y la especie de militares africanistas estaba muy extendida en el ejército. Si un país se vuelve racista, no es por una reflexión meditada, ni tras haber asumido las tesis del Conde de Gobineau, Chamberlain o el Ku-Klux-Klan, sino tras haber acumulado experiencias traumáticas. Un constructor muy próximo me decía: “contraté a una docena de ecuatorianos, todos iban a “oficiales primera”, en realidad nunca habían trabajado en una obra. Solamente podían trabajar llevando carros de escombros”. Un colombiano que contraté, también como oficial primera, se negó a cobrar el sueldo de un peón cuando a las tres horas de trabajar percibí que su cualificación máxima era la de peón aventajado. Así que abandonó la empresa. Dos semanas después, él había cambiado la orientación de “su” negocio. Me llamó por si me interesaba comprarle cocaína colombiana “que no está tocada”. Le colgué. Seguramente, para él, eso era ser racista.

También he contratado marroquíes –nunca argelinos, cuya “fama” les precede-; eran buenos chicos e, incluso, algunos muy simpáticos y amables. Sólo que con simpatía y amabilidad no se construye una casa. Su velocidad de trabajo era propia de una tortuga paralítica y, en cuanto a su habilidad profesional, era de otro tiempo. Sus técnicas de trabajo anticuadas y superadas. Su rendimiento profesional, ruinoso. Para colmo, vino el Ramadán. Sus encomiables deberes religiosos hicieron bajar aún más el rendimiento. Y luego estaba la mentalidad de zoco: el regateo constante de las condiciones salariales y la imposibilidad de establecer pactos innegociables a corto plazo.

Nunca he entendido por qué un marroquí, desde muy niño, si resulta detenido en España después de haber cometido un robo, termina considerando que todos –policías, jueces, víctimas, funcionarios de juzgados, el que pasaba por ahí…, todos- son “racistas”.

El inmigrante ha sido el niño mimado de la sociedad progre. Y como todo niño mimado, ha sido malcriado y ha recibido peor educación. Un maestro de escuela me comentaba que un niño argelino le llamó racista en plena clase cuando le increpó para que dejara de jugar con los juegos del teléfono móvil. Además del insulto, me decía la maestra, estaba la “mirada de odio”. Si, el niño malcriado termina odiando a papá y mamá porque ya no pueden acceder a sus nuevos caprichos. He visto ese mismo odio en muchos inmigrantes, y ese mismo odio es el que hizo estallar los sucesos de la “intifada” francesa de noviembre de 2005 y el que, finalmente, terminará haciendo estallar una guerra racial, étnica y social, en Europa. A la acusación de “racistas” le sigue el odio. Estamos en ese punto.

“Sus mujeres nos desean, sus hombres buscan a las nuestras”

El problema es que el comportamiento de algunos inmigrantes ha terminado generando un racismo galopante en la sociedad española. Si por azar, tras campañas y campañas de reeducación, la sociedad española desterrara ese racismo incipiente, nada cambiaría. El “otro” es mucho más racista y con mucha más intensidad. Recuerden la “mirada de odio” del niño argelino de la historia anterior.

La sexualidad y los estereotipos sexuales cabalgan muy frecuentemente con los tópicos racistas: “los negros la tienen grande”, “las orientales tienen un chumi estrecho”, “las negras huelen”, “a los magrebíes les gusta dar por culo” y así sucesivamente. De todo tiene que haber, claro está. Pero el problema es que estos tópicos tienen más arraigo en algunos grupos sociales y étnicos que en otros y están diferentemente arraigados.

Una amiga china me comentaba que entre ellas hablan sobre las dimensiones del pene de los europeos y les da miedo. No es para tanto. Luego, cuando experimentan, el miedo se va diluyendo. Por otra parte, es evidente que las andinas que trabajan en puticlubs se tienen por mujeres fatales deseadas por todos. Tampoco es eso. Determinados acentos arrugan. Pero el hecho es que una inmigración, buena parte de la cual está trabajando en puticlubs, tiende a creerse que es irresistible para los hombres. Y, por otra parte, el primitivismo de algunos inmigrantes, especialmente magrebíes, resulta insultante para la mujer española, además de suponer una total ignorancia de técnicas sexuales, cuando no un desprecio absoluto por el placer de la mujer.

Pero lo cierto es que, en la mentalidad del inmigrante, la sexualidad ocupa un papel muy destacado. Y no se termina de comprender. Realmente, ver a una mujer magrebí enfundada en esa especie de traje antiestético, antifemenino y antierótico hasta la saciedad, coronado con el velo, es uno de los espectáculos más antieróticos que pueden verse. Sin olvidar que, si bien la mujer andina tiene cierto éxito (especialmente por sus precios y porque hay por ahí mucha gente que precisa que lo arrullen con envolventes frases de cariño)… especialmente en puticlubs, lo tiene mucho menos en la sociedad.

En nuestros viajes “a lo largo y ancho del mundo” hemos podido constatar que, cuanto más primitivo es un país, el sexo ocupa un lugar más destacado. Existen países como Brasil donde resulta difícil no entablar una conversación en la que el sexo no aparezca en un momento u otro, o constantemente. Es, literalmente, agobiante y cansa el primer día que se experimenta. En Ghana, la conversación no gira solamente en torno a la sexualidad hombre-mujer, sino que incluso abarca a los monos, o a las monas… y recuerdo que en la reserva de
Silvertown de Costa de Marfil, el guía miraba con una lubricidad indisimulada a las monas que podían verse a uno y otro lado del recorrido.

Los estereotipos sexuales son, en definitiva, una marca de racismo. Pero el problema es que están mucho más arraigados entre la inmigración que entre nuestra gente. El magrebí se siente “deseado”; en realidad, para él, recibir la mirada de una mujer implica ya deseo, y ese presunto deseo abre las puertas a cualquier posibilidad. Incluida las relaciones sexuales no consentidas. Y dejando aparte lo atractivo de las mujeres llegadas del Este –verdadera reserva genética de Europa- lo cierto es que la mujer inmigrante magrebí y andina no goza de particular predicamento entre el macho hispánico. Las razas son lo que son y no son otra cosa. Por cierto, que una querida amiga italiana me decía en París que un argelino la llamó racista, y atacó por ahí cuando ella se negó a mantener relaciones sexuales con él.

* * *

Hay otros muchos juicios, pero estos son, desde luego, los más habituales y los que hemos oído, en España y en el extranjero, en más ocasiones. Es bueno saber lo que piensan de ti. Aunque saberlo no contribuya a deshacer los prejuicios que unos y otros grupos étnicos tienen trabados entre sí. Este es el quid de la cuestión: ayer no había racismo porque no había inmigración; hoy hay racismo porque hay inmigración. El problema es que nos da la sensación de que el racismo importado es muy superior al de origen que, en el fondo, ha surgido de un mero empirismo realizado en pocos años.

Razón tenía aquel que sostenía que las etnias están hechas para vivir en su ethos, en su territorio y en su marco natural. La inmigración querida e instigada por la globalización es cualquier cosa menos un fenómeno natural. En el fondo, rechazar la inmigración masiva y el efecto llamada no es sino una de las caras del rechazo a la globalización

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es – 11.08.06

 

Comentarios  Ir a formulario