Silencio obligado y tiempo de reflexión entre náuseas

Publicado: Sábado, 08 de Abril de 2006 03:06 por Ernesto Milá en VARIOS
20060408030614-ajedrea.jpg

Infokrisis.- Durante el período que va entre los primeros días de marzo de 2006 y la remodelación ministerial, nos hemos negado a realizar renovación alguna en el blog infokrisis. Las razones son varias y no vamos a escudarnos en el compromiso de otras obligaciones para justificar nuestra ausencia. Pero, de entre todas, una razón ha sido decisiva para este silencio: la náusea que sentimos por lo que está ocurriente en estos momentos en España.

I Náusea: El “diálogo” con ETA o el pudridero de la democracia…

Decidimos reflexionar durante unas semanas cuando tuvimos conocimiento de la “tregua” de ETA. En principio, el que una banda de asesinos, acosada por la policía, sin capacidad para reconstruir su estructura interna, sufriendo constantemente “detenciones selectivas”, con medio millar de activistas presos en España y un centenar en Francia, con un nivel de actividad terrorista bajo mínimos, declare una “tregua” supone tan sólo el reconocimiento de su debilidad. ETA ha sido derrotada por la sociedad española. Para algunos, sus crímenes han sido odiosos desde los años sesenta. Para otros, el borrón y cuanta nueva empezó en la transición y para los más bobos, presidente de gobierno incluido, el hecho de que la violencia etarra tenga detrás a un porcentaje de la opinión pública vasca, le confiere legitimidad y le hace sujeto de negociación. Absurdo. Al terrorismo, como a cualquier tipo de delincuencia, se le machaca. Nada más. Es así de simple: el que la hace, la paga.

ZP, él mismo se ha querido meter en un berenjenal de consecuencias imprevisibles. Ahora es rehén de los asesinos venidos a menos. Si ZP quiere negociar con ETA y presentarse con el éxito histórico de la desmovilización definitiva de la banda en las próximas elecciones, debe saber que se verá obligado a hacer concesiones. Y el Estado de Derecho tiene un límite en este tipo de negociaciones: más allá de la reagrupación de los presos, más allá de la relegalización de HB bajo otro nombre, más allá de algunas medidas de gracias limitadas, ZP no va a poder ofrecer nada. Y si ofrece algo más que esto, necesariamente, se las va a ver con la sociedad española. Paz, bien, pero no paz a cualquier precio.

Por otra parte, negociar con quien ha sido vencido, resulta absurdo. Al vencido solamente le queda una opción: rendición incondicional, cualquier otra posibilidad que se le conceda, como muestra de una “generosidad irresponsable”, es excesiva. Además, si ETA ha llegado hasta el punto de pedir la paz, no es gracias a la política de concesiones, sino a la política de acoso y derribo con que se le trató a partir de 1996.

Por eso, he sentido náuseas cuando he visto la trascendencia que se daba al comunicado de ETA declarando la “tregua”. El que un par de docenas de etarras –los últimos mohicanos de la banda– hablen con ese aire de suficiencia, parece lo normal entre los grupos marginales de alucinados. El que el Estado y la clase política se tome en serio tales declaraciones, es mucho más nauseabundo.

Nosotros hemos sostenido desde hace dos años que la política de detenciones selectivas, ha llevado a un colaborador de la seguridad del Estado a la dirección de la banda y, seguramente, ha sido a causa de su acción que se ha llegado a esta “tregua”, gratificante para el gobierno. Pero queda saber si en los meses de tregua, la banda es capaz de reconstruir su infraestructura y de mejorar sus posiciones para lanzarse nuevamente a la acción terrorista. Hace falta saber, en definitiva, si esta es una nueva “tregua trampa” o una tregua motivada por una situación terminal e irreversible. Incluso hace falta preguntarse si una escisión dentro de ETA no seguirá sosteniendo la importancia y la legitimidad de la “lucha armada”.

Nuestra náusea en esta cuestión procede del simple hecho de que alguien con dignidad se preste a negociar con asesinos. La “cuestión vasca” se resuelve por sí misma, cuando el último etarra haya sido encarcelado. No antes.

II Náusea: El Estatuto Catalán preludio de discordias futuras…

Algo más de dos años han bastado para aprobar el estatuto de Catalunya. Todas las energías del gobierno tripartito catalán han sido absorbidas por la elaboración del Estatuto. Mucho tiempo para nada. La película de los hechos ha sido la siguiente: en primer lugar, los partidos catalanes empiezan a debatir sobre el Estatuto y presentan al parlamento regional un Estatuto de máximos, a sabiendas de que jamás podría ser aprobado. Ese parlamento es refrendado, in extremis, por los cuatro partidos catalanes que lo impulsaban, gracias a la intervención de ZP en el primer contacto que tuvo con Artur Mas. El texto sigue siendo un texto de máximos cuando llega a la comisión constitucional del parlamento español. Poco a poco se va rebajando, pero lo que sale de allí importa poco, porque, verdaderamente, cuando el Estatuto empieza a cobrar viabilidad es mediante el pacto entre dos personas: Artur Mas y ZP.

Toda la retórica sobre la “voluntad del pueblo de Catalunya”, todas las declaraciones maximalistas sobre que “Catalunya solo aceptará el Estatuto surgido del Parlamento Catalán” y todas las declaraciones de ZP afirmando que “aceptaré lo que salga de las instituciones catalanas”, se convierten en agua de borrajas. Lo que verdaderamente vale es el acuerdo secreto y a espaldas de sus socios, entre ZP y Artur Mas. El acuerdo entre dos personas sustituye al trabajo de las comisiones, los plenos parlamentarios y los acuerdos entre los partidos del tripartito.

De la misma forma que la tregua de ETA ha supuesto la marginación del PNV y del lendakari, el pacto Mas-ZP ha sellado el fin político de Maragall y la ruina del tripartito. La prensa socialista, hasta entonces defensora acérrima de la presencia de Carod en Perpignan y encubridora del nepotismo impenitente de los miembros del tripartito, bruscamente viró sus cañones contra ERC. Se supo que ERC cobraba un peaje a sus altos cargos, en forma de donación “voluntaria” del 20% de su salario al partido. Se supo que La Caixa había condonado casi 400 millones de pesetas de deudas de ERC. Hoy, ERC cifra todo su futuro político en la campaña por el no al estatuto. Si éste es apoyado por un porcentaje significativo del electorado, ERC regresará a la marginalidad que ha tenido desde los primeros años de la democracia.

Pero el nuevo estatuto, ha conseguido el portento de definir a Catalunya como “nación” y, por lo mismo, de consagrar a España como la única nación del mundo compuesta por un mínimo, de momento, de dos naciones. La situación es todavía más grave si tenemos en cuenta que para los dirigentes del tripartito y de CiU, este estatuto es… para tres o cuatro años, como máximo. Al acabar ese plazo, volveremos nuevamente a revivir el baile al que hemos asistido desde 2003. El próximo estatuto, el que se aprobará en el 2010-11, será el que consagre el “derecho de autodeterminación de pueblo catalán”.

Produce verdaderamente náuseas conocer que en toda Europa se están operando movimientos para simplificar la administración del Estado, con dos tendencias: una hacia quitar competencias a las comunidades regionales y otra ceder parte de esos poderes a los municipios. En España, el movimiento, gracias a la debilidad política de ZP y a su obsesión por desmantelar al máximo el Estado, es, justamente, a la inversa.

Produce náusea el falso optimismo de ZP diciendo que “España no se rompe”. No es que no se rompa, es que ya está rota. Y esa rotura se ha operado ante la indiferencia de la mayoría de la población y con el entusiasmo de la izquierda resentida y, en Catalunya, con el no-sabe no-contesta de la propia dirección regional del PP.

III Náusea: 11-M: 192 muertos exigen la verdad. El principal beneficiario la oculta…

Cuando en los días previos al segundo aniversario del 11-M, El Mundo y Libertad Digital publicaron nuevas entregas de su investigación, el gobierno en pleno, todos sus ministros y portavoces, reaccionaron histéricamente: dudan de la versión oficial, cuando la versión oficial ha conseguido aclararlo todo; y si dudan es por que quieren sembrar de sospechas a la policía, a la magistratura, y a las instituciones democráticas. Dudar de la versión oficial es, pues, algo intolerable.

Pero la realidad dice otra cosa: NI UN SOLO PUNTO DE LA VERSIÓN OFICIAL PUEDE HOY SOSTENERSE. Todo lo contrario, la versión oficial sobre los atentados del 11-M está hoy desacreditada y es absolutamente increíble para quien tenga el más mínimo espíritu crítico. Y los primeros que conocen lo inconsistente de esta versión, son los miembros del gobierno socialista: de ahí su histeria irreprimible cuando alguien lo saca a colación.

Estamos firmemente convencidos de que la verdad sobre el 11-M terminará conociéndose, como se conoció toda la verdad sobre el Caso GAL. Y la colocación de Rubalcaba en el ministerio de interior, no va a impedir que, poco a poco, vayan aflorando los datos que terminen por desmontar la mistificación operada desde el momento mismo en que se cometió el crimen.

Parece claro que en el 11-M actuaron distintas tramas superpuestas con distintos grados de motivación: para unos se trataba solamente de conseguir la caída del gobierno Aznar, para otros de obtener la retirada de las tropas de Irak, y, desde luego, el nivel más bajo de toda la conspiración fue, sin duda, la media docena de islamistas tan fanatizados como obtusos que perecieron en Leganés y a los que se responsabilizó de la comisión, ideación y ejecución de los atentados.

¿Se sabe todo sobre el 11-M? ni siquiera se sabe qué explosivo se utilizó en el crimen. No se dispone de ninguna autopsia toxicológica de los muertos de Leganés y todos los cadáveres ya han sido entregados a sus familiares. En cuando al cadáver del GEO Javier Torrenteras, fue literalmente destruido en la “profanación” que tuvo lugar y que los medios gubernamentales echaron a la espalda de los “takfires” (inexistentes sectarios del islam). TODO LO QUE SE NOS HA CONTADO SOBRE EL PISO DE LEGANES ES ABSOLUTAMENTE FALSO. Nos gustaría CONOCER UN SOLO PUNTO DE LA VERSIÓN OFICIAL –UNO SOLO– QUE PUEDA SEGUIR MANTENIÉNDOSE DOS AÑOS DESPUÉS DEL CRIMEN.

El problema para Rubalcaba y para ZP es que hay un juicio abierto que, antes o después, deberá celebrarse y, por poco que un solo abogado de la defensa o el propio juez, tengan interés en realizar aceptablemente su trabajo, TODOS LOS ACUSADOS DEL CRIMEN SERÁN ABSUELTOS DEL MISMO Y CONDENADOS POR DELITOS MENORES.

Siento náusea del gobierno ZP y de sus declaraciones insultantes para la memoria de los muertos y para la defensa de la verdad. El gobierno que subió gracias a su campaña “Queremos la verdad”, ha sido, en el fondo, el PRIMER INTERESADO EN OBSTRUIR EL ACCESO A LA VERDAD. Siento verdaderamente náuseas cada vez que un ministro socialista habla sobre el 11-M mintiendo descaradamente y faltando a la memoria de los muertos y a la dignidad de todos los españoles.

IV Náusea: El guerracivilismo más odioso de ZP…

Hace casi setenta años terminó la guerra civil. Hubo vencedores y vencidos. En 1977 se convino en olvidar aquel conflicto. Pero una parte de los vencidos hoy pretenden adulterar la historia y demostrar que ellos fueron los únicos que defendieron la “legalidad republicana”. Hay que decir que la España de julio de 1936 era un inmenso y desgraciado caos y que los primeros en infringir la legalidad republicana fueron los propios socialistas en la sublevación de Asturias de 1934. Hay que añadir que los fusilamientos de Paracuellos, no fueron obra de extremistas aislados, sino un intento de eliminar sistemáticamente a los opositores más destacados. Y, en este sentido, los excesos cometidos fueron mucho más entre los vencidos que entre los vencedores.

Para ZP opina que su abuelo era un gran tipo y que hoy, casi setenta años después, hay que reivindicar la memoria de los vencidos. Momias que deben agradecer a la generosidad del pueblo español no haber sido colocados en la picota y fusilados por sus crímenes durante la guerra, han sido rescatados del sarcófago por ZP. Enaltecer la figura de Santiago Carrillo, supone recordar a los familiares de los casi 20.000 fusilados en Paracuellos que el asesino de su ser querido jamás ha cumplido ni un solo día de cárcel por sus infamias.

Ahora bien, Carrillo es un cadáver en putrefacción y a nadie, con dos dedos de frente, le interesa volver a repetir las historias sobre la guerra civil. Si en la izquierda hubiera gente inteligente –cosa que dudamos–, abrían que la izquierda tiene mucho que callar, no solamente sobre la guerra civil y los excesos cometidos en el bando republicano, sino sobre el fracaso de la II República.

A la izquierda de ZP, perdido el marxismo como forma de análisis, perdida la retórica en torno a la defensa de la “clase obrera”, perdidos los ideales sociales, solamente quedan unos cuantos mitos para mantener la propia identidad: la “república”, la “guerra civil” y poco más. Pero que ZP no olvide que está evocando a unos fantasmas que luego le va a ser muy difícil dominar y controlar. Si alguien tiene que callar en torno a la guerra civil es la izquierda.

Personalmente, he tenido familiares en los dos bandos, así que sé los efectos que puede provocar una guerra civil en el interior de una familia. No hay nada más horrible que una guerra civil, ni nadie más miserable que quien se preocupa de colocar en primera plana de la actualidad algo que la mayoría de españoles creíamos definitivamente superado.

Sentimos náusea por la irresponsabilidad de ZP en la reaparición del guerracivilismo. Náusea hasta el límite, náusea hasta las heces. Y estamos seguros de que, la historia va a pedirle responsabilidades a ZP por lo que es, sin duda, una de las mayores estupideces de su gobierno.

V Náusea: Del botellón a la desintegración social…

Una ley de primer empleo ha movilizado a la juventud francesa. Una situación mil veces peor, en España no ha desencadenado otro fenómeno más que el botellón. Una juventud sin ideales, con unos niveles de consumo de drogas sin parangón en Europa, psicológicamente frágil, divorciada de partidos y de instituciones, con unos niveles culturales absolutamente deprimentes, con unos hábitos de vida rayanos en la infancia… no es raro que esa juventud haga del botellón el eje de su actividad social.

En 2001, el gobierno Aznar promulgó la primera “ley antibotellón”. Lo peor de cualquier legislación –la legislación antitabaco socialista, la legislación antialcohólica que está en proyecto, etc.– es que las autoridades no sean capaces de hacerla cumplir. La “ley antibotellón” pertenece a ese tipo de leyes en las que el legislador cree que basta con aprobarla en el parlamento y publicarla en el BOE para que sea respetada por todos. En realidad, nadie respetó la “ley antibotellón” como nadie respetó los consejos del gobierno para impedir los botellones masivos del mes de marzo.

La juventud actual es la primera afectada por los seis planes de educación que se han ido sucediendo vertiginosamente en los últimos veinticinco años de democracia, a cual peor. De todas formas, hay que reconocer que los socialistas, como buenos progresistas, han sido quienes han demostrado una ineficacia mayor a la hora de establecer nuevas y más catastróficas leyes de educación.

El resultado de estas leyes ha sido, simplemente, una juventud desorientada, sin ningún tipo de formación humanística, provista de ideales infantiles y profundamente inmadura. A ello se une el problema económico-social, la falta de empleo y de salarios dignos, el alza en el precio de la vivienda que hace de algo tan simple como la formación de una familia y la independencia del núcleo familiar, algo casi inviable.

Dentro de diez años, los hijos de la primera generación democrática, tendrán edad para formar familias y entonces se verá el resultado de dos generaciones con déficit de educación y formación humana. La sociedad española, en ese momento, será irrespirable y se situará al borde de la inviabilidad. A ese punto nos acercamos a marchas forzadas a medida que pasan los meses.

La náusea que provoca la nueva ley de educación, se une a la náusea de una juventud incapaz de luchar por sus propios derechos y de exigir un lugar en la España del futuro. Una y mil veces náusea ante un gobierno al que la juventud apenas le interesa porque carece de carácter e iniciativa suficiente como para hacer oír su voz.

VI Náusea: Mauritania ha aprendido la lección. ZP, no…

Han hecho falta que murieran casi dos mil personas en unas pocas semanas para que el gobierno se dignara preocuparse del asunto. Dos mil inmigrantes que aspiraban a llegar desde las costas de Mauritania a las islas Canarias, han perecido ahogados. El gobierno lo sabía, pero, dado que el informe de la Guardia Civil no había llegado hasta los medios de comunicación ¿para qué preocuparse? Los problemas para el gobierno ZP son problemas solo cuando están en la primera página de El País, en el noticiario del canal Quatro y en el programa de la manaña de la SER.

El problema es la inmigración, ese que Caldera y la Rumi, se jactaron de haber resuelto con la regularización masiva de hace un año. Hoy existe el mismo número de inmigrantes ilegales de hace un año. Entre 800.000 y 1.000.000 y siguen llegando en cascada. En otoño, Marruecos presionó a la Unión Europea permitiendo que durante un largo mes, legiones de desarrapados saltaran las vallas de Ceuta y Melilla. Caldera afirmó que esos asaltos eran producto del “hambre en África”. Pues bien, el hambre debió acabar cuando la Unión Europea entregó cuarenta millones de euros a Marruecos.

Ahora, Mauritania ha aprendido la lección. Para los subsaharianos, pasar por Marruecos supone pasar por un lugar hostil en donde son maltratados, robados y expoliados, así que si Mauritania les ofrece la posibilidad de llegar a España a través del peligroso cruce en patera hasta Canarias, se evitan la parte más odiosa del viaje, pagar el peaje marroquí.

De los miles de inmigrantes subsaharianos llegados a Canarias y que jamás podrán reciclarse en el escuálido panorama laboral español, siendo eternamente mantenidos por la caridad pública, solamente han sido retornados menos de doscientos…

Hemos superado los cinco millones de inmigrantes, pero el gobierno parece tranquilo en este frente. Todo consiste en aplicar fondos para la integración y en no hablar del problema. En todos los ayuntamientos se están realizando exposiciones sobre “multiculturalidad”, dándose por supuesto que el multiculturalismo es nuestro destino. Y no lo es, al menos no necesariamente.

La situación de la inmigración en España produce náuseas. Nauseabunda es la actitud del PP que durante ocho años dio paso franco a todos los inmigrantes que quisieron instalarse en nuestro país. Nauseabunda es la actitud del PSOE de ayer y del PSOE de hoy: el culto a la mentira, el percibir a la inmigración como una nueva cantera de votos, sin considerar las fisuras y los conflictos que está trayendo a la sociedad española. Nauseabunda la mentira mil veces repetida de que los inmigrantes van a pagar la pensión de nuestros abuelos, la mentira de que no compiten con los españoles en puestos de trabajo, la mentira de que el multiculturalismo es enriquecedor y la mentira en torno a las mieles del mestizaje. Náusea. Náusea.

VII Náusea: La corrupción es cosa municipal…

La Operación Malaya decapitó la corrupción en Marbella veinticinco años después de que se hubiera iniciado. Hay que recordar que lo ocurrido en Marbella es hijo directo de la mentalidad del pelotazo llegada con el felipismo. Hay que recordar que el inicio de la corrupción en Marbella no se produjo con la llegada de Jesús Gil, el cual, por lo demás, fue suficientemente claro de por qué aspiraba a la alcaldía de aquella población (tenía cinco mil pisos para vender y la corrupción y el desgobierno de la alcaldía socialista, había sumido a la ciudad en una crisis que hacía muy difícil vender pisos. Hubo un “antes” de Gil y de su forma de hacer las cosas: hubo corrupción socialista. Y sigue habiéndola. No hay que olvidar que una de las principales implicadas en la Operación Malaya es Isabel García Marcos, que en las anteriores elecciones municipales se presentó como número uno de la candidatura socialista. Corrupción y socialismo, hoy, en 2006, cabalgan juntos.

Pero lo peor de la corrupción en Marbella no ha sido el desenlace y la negativa del gobierno a convocar nuevas elecciones municipales en la localidad. Lo peor es que todos los planes urbanísticos y cualquier recalificación y plan parcial, por pequeño que sea, debe ser aprobado por la Autonomía que corresponda. En el caso de la corrupción en Marbella, es evidente que, antes o después, el gobierno autonómico andaluz quedará salpicado. Hay culpables por acción y otros por omisión. Falta saber si la Junta de Andalucía se verá implicada por acción o por omisión, pero de lo que no cabe la menor duda es de que el gobierno Chavez se verá salpicado por el caso Marbella.

Aun hay algo peor. Marbella no es una excepción en la política española. Marbella es el caso extremo de un mal que afecta a la política municipal de TODAS las ciudades españolas y que, en aquella localidad, ha adquirido un carácter masivo. Lo más grave es que el “ladrillo” rige la salud económica española. Lo ocurrido en Marbella es muestra de lo que está pasando en toda España: durante años, los concejales marbellíes se habituaron a recibir jugosas mordidas de los constructores y de cualquiera que pretendiera tener alguna concesión municipal. Pero en el último año, la actividad inmobiliaria se había desacelerado en la Costa del Sol, luego las comisiones de los concejales corruptos habían disminuido y, por tanto, se habían visto obligados a realizar operaciones más extremas y, seguramente, ha habido alguna fisura en el frente de la corrupción.

Mientras que para ser incluido en las listas de candidatos a las elecciones europeas apenas existen conflictos, los navajazos abundan para situarse en las listas municipales, ¿por qué? Por las posibilidades de subirse al carro inmobiliario o, al menos, de recibir la correspondiente mordida de los señores del ladrillo.

Contra más descentralizado es el Estado, menos mecanismos de control dispone y, por tanto, más posibilidades existe de que aparezcan casos de corrupción. Lo ocurrido en Marbella produce doble náusea: en primer lugar porque es el resultado del proceso de liquidación del Estado, iniciado en 1978 y acelerado con ZP; en segundo lugar por que la corrupción ESTA GENERALIZADA en los ayuntamientos.

Esos mismos ayuntamientos corruptos, son los que viven de sangrar al contribuyente. Para que haya corruptos, necesariamente, debe haber damnificados: TODOS SOMOS LOS DAMNIFICADOS. Náusea. Náusea. Náusea.

VIII Náusea: la alternativa de la no-alternativa

Lo más dramático de la situación actual es… que no hay alternativa. La posibilidad de que en las próximas elecciones de 2008, ZP pudiera salir reelegido en circunstancias parecidas a las de 2004, sin mayoría absoluta, pero apoyado por toda la patulea de regionalistas, nacionalistas e independentistas, es realmente estremecedora. Parece muy difícil que las costuras de España no se resientan en los próximos años de los efectos generados en la primera mitad de la legislatura. Veremos lo que queda de España en los próximos dos años y no albergamos la menor duda de que una segunda legislatura con ZP en el poder, supondría la liquidación efectiva de lo que queda de Estado Español.

Y lo peor es que no hay alternativa. El PP o logra mayoría absoluta o no va a poder gobernar. Y en las actuales circunstancias parece muy difícil que esta perspectiva vaya a realizarse. ¿Existe otra alternativa? No, ni siquiera un despunte tímido de nuevas fuerzas políticas.

¿Las llamadas “fuerzas nacionales”? Cero absoluto. Todos los grupúsculos que las componen están hoy mucho peor que hace cuatro años. En las próximas elecciones veremos si son capaces de presentar en total más de una veintena de candidaturas, sin ninguna posibilidad de obtener ni un solo concejal. Todos estos grupos en los dos últimos años han sufrido escisiones, retrocesos y los que han invertido en publicidad, locales y propaganda, apenas han visto resultados.

Todos estos grupos, por lo demás, permanecen en torno a pequeños líderes sin la más mínima trascendencia, irrelevantes e incapaces de sacar a sus partidillos de la situación de atonía en que están sumidos. Y lo peor es que ni siquiera son capaces de reconocer la realidad de lo que se les viene encima. Bien han hecho muchos de sus militantes pasando a formar plataformas cívicas y asociaciones culturales, antes que seguir protagonizando los ridículos más absurdos que ha visto la democracia española.

Sin cuadros políticos, sin dirigentes de talla mínima para poder incidir sobre la opinión pública, con unos medios acordes a la actividad desarrollada, el panorama de todos estos grupos es, sin duda, hoy, peor que nunca. Sumidos en una profunda desorientación (que muchos ni siquiera son capaces de percibir), con unas bases carentes de la más mínima formación política e, incluso, cultural, seguir sus foros o webs supone una actividad tan grotesca como leer “El Jueves” o los diálogos para besugos que en otro tiempo popularizara “La Codorniz”.

Los dirigentes de todos estos grupos son conscientes de la imposibilidad para obtener éxitos, pero se obstinan en ver la política –o lo que ellos creen que es “política”– de manera mesiánica: no se sabe cuando, no se sabe cómo ni porqué, pero esperan que un día, el “pueblo español”, les otorgue, por casualidad, su favor en alguna convocatoria electoral. Creen que las oscilaciones del electorado se producen espontáneamente y que, tarde o temprano, el electorado les dará la posibilidad de “arrancar”. Vanas esperanzas. Se “arranca” cuando el discurso político –inexistente en el caso de todos estos grupúsculos– responde a las necesidades del electorado, no por casualidad. Pensar que algunos de estos grupos van a poder despegar algún día, es algo tan absolutamente ingenuo y voluntarista, que no dice mucho sobre la madurez mental ni emocional de sus dirigentes o de sus militantes.

Por ese camino no hay alternativa. En España no ocurrirá lo mismo que ha ocurrido en casi todos los países europeos: que han aparecido fuerzas políticas de nuevo cuño, capaces de seducir a una parte no desdeñable del electorado. La torpeza y mediocridad de que hacen gala estos grupúsculos en España les hace ser solamente minúsculas formaciones terminales, ciegas ante la realidad política, incapaces de interpretarla más allá de sus obsesiones y fantasías y, no digamos, de proponer alguna solución que no sea copiarse unos a otros elementos deslabazados de presuntos programas, sin estrategia, ni táctica y, lo que es peor, sin saber exactamente cómo formular una estrategia o una táctica.

Hemos dicho ciegos. En un principio podía pensarse que con el paso del tiempo los dirigentes de estos grupos alcanzarían cierta formación política. Esto no ha ocurrido. De hecho, los mismos dirigentes que hace veinte años eran jóvenes, ahora peinan canas, pero mantienen las mismas posiciones que hace dos décadas, sin apenas correcciones.

No hay alternativa en esa dirección, tan solo falsas esperanzas y sueños permanentemente defraudados. Habitualmente, procuramos no frecuentar ni las webs, ni los foros de estos grupúsculos, pero no podemos evitar, de tanto en tanto, recibir algunas de sus circulares. Y es entonces cuando sentimos nuestra última náusea ante la pobreza argumental y la falta de capacidad crítica, las ensoñaciones estériles y las esperanzas teñidas todas de una irreprimible tristeza. No hay alternativa en esa dirección.

¿Es posible hacer algo?

Ante una situación tan dramática de desintegración nacional y social, y ante una situación absolutamente deprimente por lo que se refiere a la ausencia de alternativas, vale la pena preguntarse si, todavía, puede acometerse alguna tarea constructiva. Hace más de un año renunciamos a realizar actividad política y prometimos entregar nuestro voto a aquella formación que supusiera una innovación verdadera en la vida política nacional. Esa formación todavía no ha irrumpido y tenemos serias dudas sobre la posibilidad de que logre afirmarse en algún momento. Así pues, no es política aquello que tenemos vocación de realizar.

No estamos en condiciones de realizar otra tarea que la que iniciamos hace, justamente ahora, tres años, cuando pusimos en marcha el portal “Krisis.info”, torpedeado desde el primer momento por los eunucos de extrema-izquierda y los bonzos de los servicios de seguridad del Estado. A aquel portal siguió el blog “infokrisis” que nació con una voluntad pedagógica. No pretendíamos otra cosa que realizar, en la medida de nuestras posibilidades, un análisis de la actualidad política. Esta tarea nos ha ido desgastando con el paso del tiempo, especialmente a partir del 11-M y de la victoria socialista, pero, en el momento de escribir estas líneas y después de cuatro semanas de reflexión, hemos decidido reemprenderla de nuevo. A nadie le extrañará que, a partir de ese momento insistamos más en temas culturales que políticos. Consideramos a la política española como el sumidero de corrupciones e inmundicias y, por tanto, no estamos dispuestos a participar en ese circo infame. Nuestra actitud personal en estos momentos es llamar a la desobediencia civil sostenida. Si no vale la pena intentar apuntalar a un régimen con el que, no solamente no nos sentimos identificados, sino que consideramos que ha terminado siendo el más débil y lamentable que haya aparecido en la historia de España, está claro que se trata de impedir que ese régimen viva a costa nuestra. “No en mi nombre, no con mi dinero”, debe ser la consigna de esta fase oscura.

Esperamos, a partir de ahora, reanudar la cita con nuestros amigos con la regularidad con la que veníamos haciéndolo en los últimos tres años y esperamos que sepa entenderse la profunda náusea que sentimos en este momento oscuro de la historia de España.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario