Estatuto del 3%: primero definan el modelo de Estado

Publicado: Viernes, 30 de Diciembre de 2005 13:04 por Ernesto Milá en NACIONAL
20051230130402-xorisu.jpg

Infokrisis.- El gobierno negocia con el “cuatripartito” catalán, cómo será el nuevo Estatuto de Catalunya. Habrá modificaciones a la baja para las pretensiones nacionalistas. Es inevitable. Si se logra, será un Estatuto levantado sobre cadáveres políticos: el de Carod-Rovira, el de Maragall y, sin duda, el futuro cadáver de ZP. Y lo que es peor: el tejado se ha construido antes que el edificio: seguimos sin modelo de Estado.
 
La casa por el tejado

El gobierno ZP no sabe cómo salir del embrollo estatutario generado en sus seis primeros meses de gobierno. Dió alas a los buitres y los buitres le sacarán los ojos. La estupidez de ZP cuando dijo aquello de que “el gobierno aprobará el proyecto de Estatuto surgido del Parlament de Catalunya”, ha generado estos lodos, incluidos la caída en picado del gobierno en los sondeos.
Lo más sorprendente de toda esta cuestión es que, a casi dos años del 11-M y del golpe electoral socialista, seguimos sin saber exactamente cuál es el modelo que ZP tiene en la cabeza. A lo largo de los últimos meses, tanto el PP como distintos medios de comunicación han preguntado directamente a ZP y a los ministros y portavoces de su gabinete hacía dónde vamos exactamente: ¿un Estado Federal? ¿federalismo simétrico? ¿asimétrico? ¿acaso obliquo? ¿un Estado de las Autonomías de nuevo estilo? ¿una España amputada de todas las autonomías que quieran desentenderse? Pues bien, ZP no ha dado ni una sola explicación, a pesar de que no han faltado las ocasiones: primero el Plan Ibarreche, ahora el Estatuto Catalán, dentro de unos meses el nuevo Estatuto Gallego y, más tarde, el Plan Ibarreche II que ya ha sido anunciado por el lendakari, tan alucinado y fuera de la realidad como siempre.
A esto, el rico refranero español le llama “construir la casa por el tejado”. Hoy ya se sabe que la estrategia presidencial de ZP consiste en decir a cada interlocutor lo que quiere oír y, a partir de aquí, dejar discurrir el tiempo. Evitar todo choque directo y dejar que los ayudantes de la cuadrilla o los monosabios, lidien el toro cuando, efectivamente, éste sale al ruedo. ZP sólo habla con el cornúpeta de turno en los corrales o cuando ya empieza a sufrir un desgaste.
De todas formas, es sorprendente que ZP sea el único político que tiene a gala trenzar la cuerda con la que él mismo será ahorcado. Pocas horas de votar el proyecto de Estatuto de Catalunya en el Parlament autonómico, ZP por iniciativa propia llamó a Artur Más para proponerle un pacto que salvó, a última hora e in extremis, un texto que, ni siquiera obtenía el consenso en Catalunya.  Si ZP se hubiera abstenido, ahora mismo el proyecto de “nou Estatut” (a partir de ahora, el “Estatut del 3%” hubiera embarrancado en su tierrra natal, solo y sin ayuda de nadie.
Pero seguimos sin saber hacia dónde nos dirigimos: puede entenderse la angustia de los que creemos que España tardó mucho en ser un Estado Unitario y demasiado en aproximarse a Europa, para ahora no saber exactamente qué es lo que será de aquí a dos años. A decir verdad, no tenemos -nadie tiene- ni la más remota idea de lo que puede ocurrir: las previsiones pueden modificarse de un día para otro, a tenor de las negociaciones secretas del gobierno ZP con el “cuatripartito” catalán. “Parajódicamente”, este gobierno ZP que llegó al poder alardeando de “transparencia”, está resultando el más opaco de todos los tiempos: en el tema del terrorismo, en el tema autonómico e incluso en la asignatura fácil del gobierno, la retirada de Irak.
En este momento ya no sabemos si nos retiramos o si seguimos presentes en aquella guerra absurda e injusta; la presencia de la fragata “Álvaro de Bazán”, al lado del portaviones “Franklin Roosevelt” en misión de ataque en la frontera sirio-iraquí, es, sin duda, la ironía más absurda que ha generado este gobierno débil, cobarde e inepto. Si un improbable submarino de la “resistencia” iraquí hubiera torpedeado al “Roosevelt”, ¿qué habría hecho nuestra fragata? ¿apartarse? ¿repeler la agresión? ¿dudar de la promesa “cumplida” de retirarnos de Irak?
Mentiras, mentiras, mentiras… propias de los discípulos aventajados de Tierno Galván, detentador de los derechos de autor de la innoble e inmoral frase de “los programas están para incumplirlos”… si, y “para ejercer como políticos sólo son aptos individuos sin moral ni honor”. El copyright en esta ocasión es nuestro.
Adios Maragall, adios
ZP tiene nuevos novios en Catalunya. Liquidada en la práctica la relación con Carod-Rovira, a la vista de las encuestas y a lo odioso que el personaje se ha hecho, no sólo dentro de Catalunya, sino en el resto del Estado; demonizado como generador de todas las tensiones, ahora le ha tocado el turno a Maragall. Da la sensación de que los tres partidos de gobierno catalán, prefieren tener un presidente mudo, mero jarrón decorativo en el Palau de la Generalitat, que un presidente con capacidad e iniciativa. Desde hace semanas, ni siquiera en Catalunya se oye hablar, ni de Maragall, ni mucho menos de Bargalló, patético donnadie, elevado a “conseller en cap”.
Cuando el PSC osó decir en voz alta que Maragall no volvería a ser su candidato y ZP calló, Maragall entró en el olvido. Porque Maragall es el segundo responsable de la caída en picado de ZP en las encuestas.
No se habrá perdido nada; de hecho, Maragall jamás debió presentarse a las elecciones de 2003. En el PSC, mejor que nadie, sabían que se trataba de una “bala loca” ingobernable y muy mermado en, digamos, su estabilidad emocional. Lo peor en la vida es no saber envejecer. Distéfano era capaz de jugar acelerado durante 90 minutos un partido de fútbol hace cincuenta años; cuando escribimos estas líneas, su corazón está en la UVI. Maragall hace cuarenta años, ingresaba  en el Front Obrer Catalá, una organización castro-marxista, como niño terrible, hijo de papá, de familia muchimillonaria y apellido ilustre e imprescindible.
Hay que recordar que, cuando aquel grupo fue desmantelado de un plumazo, la familia Maragall envió a su hijo a las mejores universidades anglosajonas, volviendo socialdemócrata moderado. Añadamos, en honor a la verdad, que otros miembros del FOC que podrían haber huido, aguantaron el tirón y dieron la cara ejerciendo  funciones de abogado con los compañeros detenidos; Miquel Roca, por ejemplo. No compartimos las posiciones de Roca, claro está, pero no hay inconveniente en reconocer que valía demasiado como para seguir dedicándose a la política, esto es, al ejercicio de la mentira y el cinismo.
¿Combate de boxeo con tongo?
En la actual fase de las negociaciones sobre el Estatuto del 3%, el PP ha jugado muy bien sus cartas. Se opone al Estatuto del 3%, pero opta por presentar enmiendas al articulado. Esto le permitirá debatir el tema ante la opinión pública. La reacción del cuatripartito y del PSOE ha sido de pánico: achacan que el PP esté en contra del Estatut, y que manifieste públicamente los motivos; así pues, si el Estatuto del 3% entra en el Parlamento será aprobado –salvo que algún prohombre socialista dé el do de pecho, lo que parece más que improbable a tenor de la tradición socialista de complicidad mutua o acaso por que prohombres, lo que se dice prohombres, en  el PSOE hay menos que inteligencia en el programa de Pepe Navarro-… pero la sociedad española sabrá qué es lo que está en juego. Para el PP, estas enmiendas suponen, en la práctica, el inicio de la campaña electoral y le van a aportar una buena cantidad de votos.
Más oscura y cínica es la negociación entre el gobierno y el cuatripartito. Existen contradicciones a distintos niveles: entre el gobierno ZP y el tripartito catalán, en el interior del tripartito catalán y en el interior del PSOE-PSC. Los únicos que, realmente, están de acuerdo, son ZP y CiU. Esto no deja lugar a dudas: en la próxima legislatura, ZP reconoce, implícitamente, haberse equivocado en su alianza con ERC y garantiza que su nuevo novio será CiU.
Como en toda negociación, las partes inician la discusión en sus respectivos máximos y mínimos. Las declaraciones maximalistas y dramáticas se suceden una tras otra; cada parte intenta quedar bien con su electorado. Luego, in extremis, a medida que se va acercando la hora de la entrada del texto en el Parlamento, se llegará al climax: ZP intentará demostrar que es un negociador “duro” y que quiere que quede asegurada la “unidad de España”; por su parte, el cuatripartito, intentará demostrar que vela por el futuro del autogobierno de Catalunya y que cada uno es más “nacionalista” que el de al lado. Como es habitual, cuando, finalmente, lleguen a un acuerdo (por que lo más probable es que lleguen: en lugar de nación se colocará el eufemismo “entidad nacional” o algún aborto similar y en lugar del 100% de financiación, se llegará a un 50 o 60%) lo presentarán a su electorado como un “éxito”. Así cada parte, salvará el culo frente a sus electores que, en el fondo, es lo que importa.
Vale la pena preguntarse si estamos asistiendo a un combate de boxeo con tongo en el que cada una de las partes, da golpes al aire, sabiendo que el otro va a hacer lo mismo y conociendo el momento en que ambos contendientes van a fundirse en abrazo cómplice.
Lo más repugnante del Estatut del 3%
Hay en todo esto algo inmoral. Se ha engañado al electorado desde el principio.
En Catalunya, donde el nacionalismo carece de la brutalidad inmisericorde del nacionalismo vasco, se cautiva al electorado por la parte emotiva y sentimental: Catalunya son los poemas de Verdaguer y las leyendas de Maragall, Catalunya son los castellers, las grallas, las coblas sardanísticas y los collas de diables, Catalunya es el cava del Penedés, los embutidos de Vic, el pa amb tomaquet i oli, y la ramplonería de canciones como “El avi Pere que es va anar a Cuba”, Catalunya es la “lengua vehicular” de los que se vehiculan con ella, no de todos los catalanes, y Catalunya es una historia milenarista y falseada sin el menor recato, Catalunya es un president fusilado por Franco que redimió así una vida fatua, infame, traidora y golpetera, y una literatura que nadie lee fuera de la obligatoriedad escolar y su inmersión. Tal es la insoportable levedad de la Catalunya autonómica, donde nada de lo que alardea el nacionalismo es real, sino mera “imagen”. La “imagen” es una contracción de la realidad, no la realidad en sí misma. Catalunya es Banca Catalana (anterior a la quiebra) y La Caixa y su omnívora rapacidad, con el corazón partío, una parte en el Principat y la cartera en el resto de España (Repsol, Gas Natural y demás). Son las tribus urbanas con la “estelada” y el Barça (sólo cuando gana). Catalunya es el sentimiento de superioridad ante “Espanya”, la sensación de que los únicos hombres de seny de la Península, han nacido más allá del Ebro y de que Catalunya merece gobernar a España como Francesc Pujols (el gran olvidado de la cultura catalana) ironizaba diciendo que llegará un día en que los catalanes allí, donde vayan, lo tendrán todo pagado…
Catalunya, en definitiva, es un mito para uso y disfrute de políticos avispados que la han convertido en un merchandising electoral. ¿Servir a Catalunya? ¿Cuándo? La clase política catalana se sirve de Catalunya, que no es lo mismo. Por eso, la palabra “nació” ocupa sólo un renglón del Estatuto del 3%, mientras que la financiación ocupa 3/5 partes del texto. Y es que el 3% tiende a aumentar a medida que aumenta la mayor. 
¿Servir a Catalunya? El Estatuto del 3% podrá ser algún día “legal”, pero jamás será legítimo. ¿Qué legitimidad pueden tener los políticos que taparon el hundimiento de El Carmelo e impidieron que se investigara la acusación lanzada en un momento de ofuscación por el “president Maraguay” sobre el 3%.
Políticos aprovechados, depredadores, inmorales, mentirosos y cínicos… El irresistible encanto que destilan para el electorado catalán debe tener su contrapartida en el baño de realismo que el consumidor español debe realizar boicoteando a empresas cuyo domicilio fiscal esté en Catalunya.
Dejémonos de historias: el cava es una anécdota, como el espetec Tarradellas. ¿Para cuándo el boicot organizado y masivo contra La Caixa?
“A la calle que ya es hora…”
 
© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es
 
 
 
 

Comentarios  Ir a formulario