Las elecciones anticipadas son inevitables

Publicado: Jueves, 28 de Abril de 2005 10:12 por en ORIENTACIONES
basura.jpgRedacción.- En semanas anteriores, habíamos previsto la desintegración de los apoyos que recibe el gobierno ZPlus y la consiguiente convocatoria de elecciones anticipadas. Hoy esta posibilidad es la hipótesis más segura y, resulta difícil pensar que se llegará al debate anunciado por Zplus para septiembre, sobre el “Estado de las Autonomías”,

Aristóteles contra el gobierno ZPlus

El razonamiento lógico es el siguiente:

Premisa Mayor.- las aspiraciones independentistas de ERC con incompatibles con una política de Estado y con el texto constitucional.

Premisa Menor.- el gobierno ZPlus se apoya en una exigua mayoría parlamentaria, gracias al apoyo de los diputados de ERC.

Conclusión.- la retirada del apoyo de ERC al gobierno ZPlus es una cuestión de tiempo.

A este razonamiento cabe añadir un corolario: contra más tiempo pasa, más cerca estamos del punto de ruptura.

En efecto, la política del talante y la mano tendida, ha tocado fondo. No se puede dar más de aquello que la constitución puede dar. Ciertamente, para los “constitucionalistas”, el texto de la norma legal por la que nos regimos es como un chicle que puede estirarse hacia un lado o hacia otro, pero también es cierto que, hasta los clicles, antes o después, terminan rompiéndose.

El pacto con ERC y su inevitable ruptura

ZPlus ha logrado prolongar su pacto durante un año con ERC a condición de hacer alardes semánticos que, hasta ahora, no se han traducido en normas constitucionales, sino que han contribuido SOLAMENTE a radicalizar a ERC: hoy piden, lisa y llanamente, que la Generalitat recaude impuestos y entregue el 50% al Estado a despecho de cualquier norma de solidaridad, ayer pedían la “cogestión” de las Fuerzas Armadas en Catalunya, anteayer la obligatoriedad para los residentes en Catalunya de aprender el catalán, el otro día, la extensión de la cooficialidad del catalán a todo el Estado, hace poco un impuesto que se destinara al doblaje de películas de TV al catalán, o la utilización del catalán en el parlamento, etc.

A nadie se le escapa que todas estas propuestas son una muestra del infantilismo de un partido de inmaduros políticos, pulgas insignificantes, a los que sólo la impotencia política y la falta de sentido de Estado de ZPlus, ha colocado en el fulcro de la balanza.

Ahora bien, el problema es que, a lo largo de este año, ZPlus no ha intentado labrar una red de alianzas que previera que, llegado a un punto, sería imposible de prolongan el entendimiento con ERC.

A esto se debe, en buena medida, los equilibrios del tripartito catalán. Por que la situación en Catalunya no es mejor que en el resto de España y en el tripartito catalán se encuentran muchas de las claves de la situación actual.

- ZPlus debe a Maragall el ocupar la secretaría general del PSOE.

- Maragall depende de ERC para mantenerse como President de la Generalitat.

- El PSC depende tanto de ERC como el PSOE. La pulga domina al elefante.

Las contradicciones insuperables a corto plazo

Ya no se puede prolongar más la situación de provisionalidad y tanteo presidido por el talante. Las contradicciones que se acumulan son muchas y hacen inviable cualquier reforma constitucional:

- Contradicción entre el PP y el PSOE que impedirá alcanzar las 2/3 partes de apoyo parlamentario para realizar cualquier reforma constitucional.

- Contradicción entre el tripartito catalán y el Estado, a raíz de los contenidos previsibles que va a tener el nuevo estatuto y que serán anticonstitucionales.

- Contradicción entre el tripartito catalán entre los moderados y los radicales en el interior del gobierno catalán y entre el gobierno y la oposición, que pueden suponer una falta de apoyos suficientes para que el proyecto de nuevo estatuto avance.

- Contradicción creciente en el interior del PSOE entre los “jacobinos” y ZPlus. Para el sector “guerrista” y para una parte notable del partido, “se está yendo demasiado lejos”.

Las contradicciones se pueden ocultar durante un período, pero antes o después estallan, especialmente en una situación de crispación creciente como la que se ha ido generando en estos momentos y que alcanza a todos los niveles de la sociedad. El diagnóstico es claro: para ZPlus sus “idus de marzo” llegarán en septiembre. En otras palabras: el gobierno llegará hasta el debate sobre el “Estado de las Autonomías”. La cuestión es si superará los “idus de septiembre”.

El inevitable adelanto electoral para salvar lo salvable

De lo que caben pocas dudas es de que las elecciones generales deberán adelantarse al 2006. Y es con esta hipótesis con la que es preciso trabajar. La endeblez del gobierno, la falta de iniciativa de los ministros, su capacidad para crear problemas allí donde no existen y ampliar los ya existentes, su falta de capacidad para generar nuevos apoyos y la sensación de debilidad que da a quienes le apoyan (en un apoyo que es más chantaje que otra cosa), la caída en picado de la valoración del gobierno ante la población, y un largo etcétera de iniciativas desgraciadas que ocupan diariamente desde hace 13 meses las crónicas políticas… todo esto hace inviable al gobierno ZPlus a plazo inmediato, cuando las últimas rentas del talante se hayan disipado.

Los propios asesores del gobierno tardarán poco en concluir que, contra antes convoquen elecciones anticipadas, antes podrán cortar la sangría de votos. Ahora, al menos, pueden lograr que un 3-5% de gays voten, dentro de tres años, el impacto de la nueva legislación se habrá disipado. Ahora es posible lograr que los divorciados apoyen a ZPlus gracias a la ley de “divorcio express”. Ahora es posible mejorar los resultados en Aragón a causa de la marcha atrás en el trasvase del Ebro (a costa de hundirse en Valencia)… No hay más “logros”, ni perspectiva de que pueda haberlos a corto plazo. Así que si el gobierno Zplus (¿puede llamarse “gobierno”?) quiere evitar que se disuelvan los réditos de su gestión, no puede esperar mucho tiempo.

© Ernesto Milá – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario