11-M: Primer Aniversario. Ni olvido ni perdón

Publicado: Martes, 08 de Marzo de 2005 10:51 por en TERRORISMO
11m.jpgRedacción.- Hace un año, los atentados del 11-M encendieron una llama que todavía no se ha apagado. Resulta muy difícil encontrar otro atentado cuyas consecuencias hayan sido tan nefastas sobre todo un país. El fracaso de la Comisión de Investigación y el caos introducido por ZPlus al establecer diferencias entre las asociaciones de víctimas, han supuesto las consecuencias más perniciosas del proceso iniciado el 11-M.

[Para completar la lectura de este artículo se recomienda la lectura de "11-M: Los perros del Infierno" y "La Gran Mentira" que pueden ser adquiridos en Tienda PYRE]

El fracaso cantado de la Comisión 11-M

En nuestro libro “11-M: Los Perros del Infierno”, ya preveíamos que una comisión parlamentaria de “investigación” iba a constituir un doloroso y lamentable fracaso, una muestra de la falta de estatura de la clase política atrincherada en el parlamento. La Comisión inició sus trabajos sin ponerse de acuerdo en qué aspectos pretendía esclarecer, siguió su andadura viendo como el PSOE y sus aliados parlamentarios, boicoteaban cualquier intento de citar ante la comisión a personales imprescindibles para saber lo que había ocurrido y está intentando autoliquidarse, cuando aún no ha servido absolutamente para aclarar ningún aspecto ni posterior, ni anterior a los atentados.

No sabemos ahora mucho más de lo que sabíamos hace un año. Ni sabemos ni siquiera de dónde salió la dinamita, sabemos solamente que una parte –imposible establecer cuánta- salió de una mina asturiana insertada en el centro de una trama en la que confidentes y guardias civiles que no elevaban informes a la superioridad, hacen recaer las mayores sospechas. No sabemos quién fabricó las bombas de las que se sabe que su potencia era superior a la que da la Goma-2. No sabemos dónde se fabricaron las bombas… si bien, alternativamente, se han dado distintas ubicaciones. No sabemos cómo llegó llegar hasta Rabat uno de los terroristas presentes en Leganés. No sabemos cómo fue posible que dos días después de los atentados policías marroquíes aparecieran en España con los historiales inusualmente detalladísimos de los considerados como autores, todos residentes legales y… de los que antes la inteligencia marroquí no había informado antes. No sabemos quien profanó la tumba del GEO Javier Torrenteras. No sabemos, ni el ministerio del interior, tiene la más remota idea de quién diseñó los atentados.

La comisión, no ha querido aclarar ninguno de estos aspectos y se ha centrado en lo que ocurrió entre el 11-M y el 14-M: el PSOE empeñado en demostrar que el PP engañó a la opinión pública. No lo ha conseguido. El PP empeñado en demostrar la pista etarra… que era imposible de demostrar, si bien se han podido saber que en la cárcel los repugnantes asesinos etarras y los no menos repugnantes fundamentalistas islámicos, tenían relaciones entre barrotes.

Ni un solo miembro de la comisión ha hecho méritos para destacar, ni uno solo ha realizado preguntas que tendieran a aclarar algo más que lo que a cada partido le interesaba aclarar.

De la “comisión” al “comisionado”

Tuvo razón Pilar Manjón en su comparecencia ante la comisión pidiendo explicaciones a tanta incompetencia. Manjón pidió una nueva comisión… y ZPlus le dio un comisionado.
Algo inútil por que ya existía una “Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo” que funciona con soltura, experiencia acumulada y eficacia hasta ahora no puesta en duda. ZPlus otorgó el rango de “comisionado” a Gregorio Peces-Barba un socialista histórico crepuscular, alejado desde hace más de una década de la política activa y que procede del submundo universitario que apoyó silencioso los desmanes del felipismo. De esos socialistas que hasta muy avanzada la democracia no levantó su voz para condenar el terrorismo etarra.

El nombramiento obedecía a un desesperado intento de romper el frente unido de las víctimas del terrorismo, para favorecer luego un entendimiento con los nacionalistas vascos. A partir del “comisionado” ya tenemos a “víctimas” y “afectados”, muertos por ETA y muertos del 11-M. Víctimas de “derechas” y “afectados” progresistas. Parece increíble que un gobierno haya sido capaz de utilizar a los muertos de unos y de otros para sus maniobras políticas más rastreras e infamantes.

A partir de su comparecencia parlamentaria, resultaba claro que era mucho más rentable, “tutelar” a Pilar Manjón que dejarla que expresara autónomamente sus opiniones. Era imprevisible y, desde luego, a partir del desenlace de la comisión de investigación, se trataba de mantenerla calla, o al menos, controlada.

Las celebraciones del primer aniversario

No parece que un festival musical fuera el evento más adecuado para un día que no era sino de dolor, recuerdo e interrogantes. Dolor de los familiares de las víctimas; recuerdo de todo un país que ni perdona ni olvida y interrogantes formulados al poder político.

Aún así, Pilar Manjón prosiguió esta tarea hasta que, finalmente, voces próximas a Interior, desaconsejaron el espectáculo no fuera que se produjeran incidentes notorios: resultaba previsible que los asistentes del PP y del PSOE se enfrentaran, especialmente a la hora de escuchar los mensajes de los “intelectuales” que, con Saramago a la cabeza habrían dicho cualquier cosa políticamente correcta.

No se entiende exactamente el por qué la Manjón se opuso a algo tan razonable y mesurado como el que las campanas de las iglesias madrileñas sonaran al unísono. Da la sensación de que implicar el “sonido de la Iglesia” en la celebración contribuyera a hacer visible la influencia que todavía tiene la Iglesia en la sociedad española, algo que el PSOE se esfuerza por negar y desdecir.

Lo absolutamente imperdonable, a la postre, es que el PSOE ha intentado politizar la asociación de afectados por el 11-M y… lo ha logrado. Pilar Manjón, en buena medida, se ha dejado politizar, no ha sabido huir de la tutela del PSOE o bien, ha aceptado esta mediatización de buen grado.

La “cumbre antiterrorista”

El gobierno ZPlus pensaba que la convocatoria del congreso mundial antiterrorista en Madrid, lograría realzar su papel internacional y sería uno de los eventos cruciales del primer Aniversario de los atentados. Pero, una vez más, hemos asistido a un fracaso lamentable.

De los 80 jefes de Estado invitados, solo una mínima parte ha respondido. Las ausencias han sido notables: ninguno de los grandes “aliados” de ZPlus en Europa han asistido (ni Chirac, ni Schöeder), por supuesto, los EEUU no han enviado más que a un representante de tercera fila (el fiscal general). El fracaso ha sido notorio.

Pero entre las presencias más indeseables e insultantes, para nuestro país y especialmente para los muertos el 11-M, ha sido la del sátrapa marroquí, Mohamed VI. Resulta increíble que este portento de trasgresor de los derechos humanos y políticos de su pueblo, era mezcla de JuanCarlosI-Zapatero-Rouco, que une en su cabeza el doble poder político y religioso, príncipe de los creyentes y rey del Magreb, de donde han procedido absolutamente todos los terroristas detenidos en relación a los atentados, esté estos días tan duros entre nosotros.

Este es un buen momento para recordar:

1) que Marruecos no ha facilitado información previa -que tenía en su poder- sobre las vinculaciones de los considerados como responsables del 11-M con el islamismo radical.

2) que Marruecos no ha hecho absolutamente nada en el último año por detener la invasión de pateras que se está produciendo en Canarias y el sur de España, que se niega pertinazmente a cumplir los acuerdos firmados sobre repatriación de inmigrantes.

3) que Marruecos no ha hecho absolutamente nada para cortar las exportaciones masivas de haschish a España que, cada año siguen creciendo, que no obstaculiza en absoluto la conversión del valle del Rif en la principal zona de cultivo de droga a nivel mundial.

4) que Marruecos en todo este último año no ha hecho absolutamente nada para compensar de una forma u otra, los destrozos ocasionados por sus súbditos el pasado 11-M y ni siquiera ha accedido a detener a uno de los máximos implicados que circula libremente por las calles de Tánger.

Este es el jefe de Estado más significativo de los que asisten a la cumbre antiterrorista de Madrid… este es el respeto que el gobierno ZPlus tiene por las víctimas del terrorismo y por el pueblo al que pretende gobernar.

11-M-05: ni olvido ni perdón

Olvidar lo esencial de lo que ocurrió el 11-M es algo que no podemos permitirnos, so pena de que nos vuelva a ocurrir una tragedia de dimensiones semejantes.

El 11-M hubo un verdadero golpe de Estado que se tradujo en su dimensión electoral el 11-M. Este golpe de Estado consistió en cometer un gigantesco macroatentado que unido a las mentiras difundidas por la SER y por la militancia socialista de base, provocara artificialmente un vuelco electoral. Alguien juzgó que el fin (la subida al poder de ZPlus de cuyas carencias, un año después no creemos que nadie albergue las menores dudas, ni siquiera sus partidarios más acrisolados), valía los medios (la muerte de 192 personas y el trauma nacional que siguió y que todavía persiste).

No hay la menor duda de que la investigación posterior evidenció la existencia de una trama islamista cuyo fanatismo se centraba en nuestro país, en la recuperación de Al-Andalus para el islam. En estos momentos, casi 200 islamistas radicales se encuentran en prisión acusados de complicidad en distintos delitos y tramas. Esperemos y deseamos que la justicia no tarde en sustanciar responsabilidades que, en algunos casos, ya se demoran excesivamente.

No hay la menor duda, tampoco, de que si bien el terrorismo islamista pudo estar detrás de los atentados, carecía de talla y entidad suficiente como para poder realizar el análisis político necesario para fijar la fecha del 11-M como la más adecuada para golpear. Dejando aparte que, técnicamente, tampoco se han encontrado entre los detenidos, ni entre los muertos –a pesar de que el “muerto siempre se come el marrón”- técnicos con conocimientos suficientes como para multiplicar el poder destructivo de la Goma-2, tal como se hizo.

Así pues, todos los interrogantes que planteamos en “11-M: Los perros del infierno”, absolutamente todos, siguen abiertos.

Esperamos que este primer aniversario de los atentados sea una ocasión para la reflexión sobre lo que supone el terrorismo islamista en las sociedad española, sobre las posibilidades de manipulación del terrorismo político y como expresión del dolor de todos los españoles por los que encontraron la muerte en aquella ocasión.

Algunos seguimos queríamos saber la verdad el 13-M y seguimos queriéndola conocer: toda la verdad. Honor a los muertos. Justicia para ellos.

[Para completar la lectura de este artículo se recomienda la lectura de "11-M: Los perros del Infierno" y "La Gran Mentira" que pueden ser adquiridos en Tienda PYRE]

© Ernesto Milá – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario