Los incidentes de la manifestación de la AVT

Publicado: Martes, 25 de Enero de 2005 00:11 por en TERRORISMO
avt.jpgRedacción.- Sabemos que hubo un intento de agresión a Pepe Bono y Rosa Díez en la manifestación de la AVT… pero no sabemos cuánta gente asistió al acto. Desde la SER se dio la consigna de eludir que la manifestación de la AVT fue un varapalo masivo contra el gobierno: ni amnistía ni perdón, ni diálogo ni excarcelaciones anticipadas. Eso era la importante… eso era lo que se trataba de ocultar. Y vale la pena reflexionar sobre todo esto, para que tener una percepción "política".

Aún hay descerebrados…, aun hay una vieja extrema-derecha

A nadie se le escapa que Bono y la Díez fueron atacados por individuos exaltados identificados con la vieja extrema-derecha de la transición. Y como en aquella ocasión, demostraron ser los mejores enemigos de las ideas que decían defender. La extrema-derecha de la transición sigue sin entender qué es lo que está ocurriendo, como ayer no entendió lo que era la transición, hoy tampoco es capaz de entender que el PSOE es una olla de grillos dentro de la que coexisten distintas corrientes y sensibilidades ante cualquier problema.

Pepe Bono no es Maragall, Rosa Díez no es Jordi Sevilla, Paco Alvárez no es Peces-Barba. El PSOE es hoy un mosaico gaudiniano en el que solamente el ejercicio del poder y la proximidad a los fondos públicos, garantiza la unidad. Se trata de una unidad frágil y sin futuro: ZP podrá atemperar todavía durante un tiempo las tensiones entre quienes son más jacobinos que “nacional-socialistas-periféricos”. Veremos el tiempo en que tardan en aflorar de nuevo las tensiones entre Ibarra y Maragall, o entre Pachi López y Redondo…

En la España de hoy, una misma sigla no implica la adscripción a las mismas ideas. Ni en el PSOE, ni en el PP ¿o es que hace falta recordar que Esperanza Aguirre no es Gallardón?

Si la extrema-derecha superviviente de la transición pretendía atemperar el éxito de la manifestación de la AVT, lo ha conseguido: gracias a ella, las “víctimas del terrorismo” han sido olvidadas en beneficio del “Bono-víctima”. Los organizadores pretendían una manifestación silenciosa: no la tuvieron. Quizás por que el horno no estaba para bollos y por que las provocaciones del gobierno débil e incapaz en los últimos 10 días, caldearon los ánimos.

Pero es en momentos como esos en los que es preciso mantener más la calma y ser conscientes de lo que se pretende. Y esta manifestación pretendía lanzar una seria advertencia al gobierno: con ETA ni olvido, ni perdón, contra ETA, ceder un poco, el renunciar a mucho.

La responsabilidad del gobierno débil e incapaz

Cuando ZP lanzó desde la televisión pública una mano tendida a ETA, demostró una vez más lo que ya sabíamos, que su política de la “renuncia preventiva” supondrá un retroceso en la lucha antiterrorista. Vistas las iniciativas y la ausencia total de carácter, autoridad y energía del gobierno (es decir, lo que se llama “talante”), quienes se manifestaron el sábado tenían todo el derecho a sentirse inquietos: un millar de muertos podían ser traicionados, los familiares de las víctimas podían ver su derecho al castigo a los asesinos de sus seres queridos, gracias a que el gobierno débil e incapaz anteponía su interés en ser él quien “pacificara” al País Vasco.

Para colmo, en la manifestación del sábado hubo una ausencia notable: el comisionado para las víctimas del terrorismo. Era la primera ocasión en la que Peces-Barba podía evidenciar, mediante el gesto de su asistencia, con quien estaba: con las víctimas o con la poltrona. Y lo demostró: con la poltrona. Hay que recordar que Pilar Manjón, cuando pidió ante la Comisión de Investigación del 11-M en el Parlamento, una “comisión independiente de investigación”… ZP “interpretó” esto torticeramente: en lugar de “comisión”, tuvo un “comisionado”. Desde entonces, el comisionado no ha hecho nada, ni siquiera dar alguna declaración que evidenciara con quién estaba su corazón. Y no es raro que permanezca callado: cualquier intervención puede entorpecer le proceso de diálogo y negociación de ZP con ETA-HB. Así que chitón. Está claro con quien está Peces-Barba.

En una mesa de negociación, en cuando ETA-HB confirme lo que toda España sabe ya, a saber, que ZP tiene la mandíbula blanda, carece de carácter y no tiene redaños suficientes para afrontar un problema cara a cara y con decisión, ETA-HB sabrá que ha ganado y que cualquier cosa que pida le será concedida.

En estas condiciones, es normal que los sectores más obtusos y primarios de la población, muy sensibilizados con la lucha contra el terrorismo, reaccionen violentamente, evidenciando su completa falta de educación política: ven a Bono y piensan, “he aquí a un traidor”, ven a Rosa Díez y dicen “esta es la que está con los maricones”…

Lo máximo que puede achacársele a ambos políticos socialistas es que forman parte del mismo magma que no tuvo nada mejor en el congreso de 2000 que elegir a un tipo sin experiencia y sin carácter, como secretario general.

Las aspiraciones de las Víctimas del Terrorismo.

Se dice que las distintas asociaciones están politizadas. En realidad eso no es malo: toda la sociedad lo está. La cuestión es si el interés de partido, pesa en ellos más que la defensa y la memoria de sus seres queridos asesinados. Y sobre esto no tenemos ninguna duda: tanto la AVT como las asociaciones de víctimas del 11-M están, ante todo y sobre todo, con la memoria de los asesinados y todo lo demás pasa a segundo plano.

El PSOE no puede aspirar a que estas asociaciones le hagan el caldo gordo o sean, completamente apolíticas, o simplemente, defiendan las iniciativas deslabazadas del gobierno en materia antiterrorista. El gobierno ZP se tiene que acostumbrar a que contra más debilidad evidencie, contra menos energía muestre contra el terrorismo, contra más rompa con la política antiterrorista que logró arrinconar a ETA, las asociaciones de víctimas estarán más enfrentadas contra él.

Y en este momento, el gobierno no puede aspirar a que las asociaciones de víctimas apoyen sus iniciativas. Ahora, cuando el gobierno tiende la mano a ETA-HB…

Las víctimas del terrorismo exigen: el esclarecimiento de todos los crímenes, conocer las razones últimas, los autores intelectuales y los mandatarios de los crímenes de ETA y del terrorismo islámico; exigen el castigo a los culpables, la estricta y total aplicación de la ley, el decir basta a las política mentecatas de reinserción y reducción de condenas que hacen que 3000 años de condena, no se traduzcan en cadena perpetua, sino que se extingan en apenas 8 o 12 años… exigen respeto de las autoridades y garantías de que no se utilizará su dolor como moneda de cambio.
Las víctimas saben que ETA-HB quiere negociar la forma de poner en libertad a sus presos. Es decir, a los asesinos. Una paz con los asesinos en la calle, no es una paz, es una claudicación vergonzosa. ZP es capaz de claudicar en esto y en mucho más. Lo sabemos todos, incluso muchos militantes del PSOE. Las víctimas quieren que se persiga a los asesinos hasta el fin del mundo, que nunca tengan tregua, que siempre haya una mazmorra fría para acogerlos hasta el fin de sus días.

Violencia en las manifestaciones ¡nunca jamás!

Hoy sabemos que zarandear a Bono ha conseguido que se oculte la cifra de manifestantes. Unos exaltados lograron que una victoria política, un aviso al gobierno y a su irreprimible tendencia a ceder ante los asesinos, pasara a segundo plano ante un episodio chusco e inútil. Un grupo de exaltados, consiguieron pulverizar el éxito de movilización que supuso colocar en la calle a decenas de miles de madrileños.

¿Por qué fue posible este incidente? Apenas había servicio de orden, la manifestación dio la impresión de desarrollarse de manera casi completamente improvisada: digámoslo ya, apenas hubo servicio de orden. Si lo hubiera habido, no se habrían producido estos incidentes.

Los primeros que van a pagar el error van a ser los propios exaltados que protagonizaron el conato de agresión a Bono. Nadie duda que en las próximas horas serán detenidos y procesados. Algo habrán aprendido.

Pero este caso no debe caer en el olvido: en las manifestaciones en la calle es precisamente donde hay que mantener más la calma y la serenidad, cuando es más necesario reforzar los servicios de orden capaces de contener a los exaltados y proteger a los manifestantes de agresiones exteriores. Está claro, en la próxima manifestación de este tipo, habrá que recordar a los organizadores que solo evitarán la acción episódica de exaltados, mediante la estructuración de un servicio de orden, sólido, estable y entrenado.

Eso, o de lo contrario, correrán el riesgo de que una y otra vez se produzcan incidentes similares que determinada cadena mediática pueda utilizar para desviar la atención de la opinión pública.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario