Atún-Calvo, Chica Vogue, antiterrorismo, papeles de Salamanca y ZP

Publicado: Miércoles, 29 de Diciembre de 2004 02:33 por en ORIENTACIONES
010101010101.jpgRedacción.- De ZP y sus ministros, líbrenos el que corresponda. Puede parecer que insistimos demasiado en atacar a ZP, sin embargo, resulta difícil encontrarle a él o a cualquiera de sus ministros, alguna decisión acertada. En los últimos cuatro días, la vida política nacional ha estado dominada por: la cuestión de los “papeles de Salamanca”, la “gran nevada”, la “alerta especial antiterrorista” y los rumores sobre la “reforma constitucional”. Es difícil, incluso para los medios próximos al gobierno, encontrar un solo mérito -¡uno sólo!- a la gestión de ZP y sus ministros.

La “Gran Nevada”: Un problema menor, pero no pequeño

España no está habituada a nevadas. Cuando ocurrió hace once meses una nevada similar, el PP pareció no reaccionar con presteza y eficacia. También hubo colapso en carreteras, bloqueo de automóviles y tardanza en la respuesta. Pero de todo aquello, debió extraerse alguna consecuencia para que no volviera a pasar. Ha vuelto a pasar. Y lo que es peor, ha ocurrido en una medida extremadamente superior a lo ya visto hace once meses. Esto es lo incomprensible. Por eso decimos: si, el asunto de la nevada es un problema menor, pero evidencia una situación de incompetencia difícilmente imaginable en un gobierno europeo.

Hace solo diez días, ZP hablaba ante la Comisión 11-M de las “sanas reacciones de nuestro pueblo al que es difícil engañar”. Pero, el único culpable de la nevada parece ser ese mismo pueblo y sus “sanas reacciones”. Tanto ZP la ministra de Fomento, Cristiana Alvárez, chica Vogue, como la Directora de Protección Civil, han demostrado que están ahí gracias a la cuota del 50%, no gracias a sus méritos. En efecto, ambas han responsabilizado del formidable conflicto creada por la nevada, a la población.

Se ha dicho y escrito que el 70% de la población no llevaba cadenas… lo que no se ha explicado es de dónde se ha extraído esa cifra y quién ha hecho el trabajo de campo. Además, no es cierto. Y aunque lo fuera, el problema no sería éste, sino el hecho de que fuera imposible sembrar las carreteras de sal y los quitanieves realizaran su trabajo. Ni se sabía donde estaba la Ministra, ni dónde estaban los quitanieves, ni por dónde podía estar la Guardia Civil. Y en todo este caos y confusión, mira por donde, unos audaces funcionarios del CIS, estarían por ahí sin duda, para certificar que el 70% de los automóviles no llevaban cadenas…

Luego se ha sabido donde estaba la Ministra: en su casa. Era domingo y seguramente estaría aquejada por la “fatiga de combate” que al parecer asalta a todos los miembros del gobierno, de ZP abajo. Ella asegura que dirigió desde su mesa camilla las operaciones: se limitó a realizar una llamada al subsecretario del ministerio y éste no pudo hacer más que certificar el caos en las carreteras.

Es posible equivocarse y es posible que no existieran más medios que los que había para restablecer la normalidad. Pero, el problema era otro. Para el miércoles-jueves se prevén grandes nevadas y una situación de crisis parecida a la del fin de semana. Así que los periodista el martes preguntaron a la reaparecida ministra qué medidas se habían previsto para minimizar los efectos. Y esto fue lo grave: que la ministra no supo que contestar y remitió a los periodistas al Departamento de Prensa del Ministerio… No era una pregunta difícil, de hecho, en su departamento, desde el sábado no debe hablarse de otra cosa. Y sin embargo, todas las conversaciones con técnicos y expertos, no le han llevado a “aprender” qué medidas van a tomarse, no dentro de un año o dos, sino mañana y pasado.

La ministra Cristiana Alvárez ha demostrado impericia, impreparación y desconocimiento total de la naturaleza y los contenidos de su departamento. Cristiana Alvárez es, no lo olvidemos una ministra del 50% de cuota femenina, el gran hallazgo de ZP, el primer acto que evidenció lo que luego iba a ser el famoso “talante”, es decir, nombrar a alguien al frente de un departamento importante, no en función de su preparación, de su capacidad o de su conocimiento, sino de su SEXO. Aquellas aguas trajeron estos lodos. Helados, pero lodos.

En cuanto a la Directora de Protección Civil, también perteneciente a la cuota del 50%, se le pueden aplicar las mismas consideraciones. Ella ha sido la primera en acusar a la población de salir de casa el día en que se anunciaban nevadas. El manual del perfecto ministro socialista sugiere que cuando las cosas salen mal, la culpa no es del ministro, ni del departamento, sino del usuario. Se han buscado todo tipo de razones: que si los -quitanieves que nadie vio- no pudieron llegar hasta las zonas cubiertas por la nieve por los coches que se encontraban atravesados, que si las carreteras estaban saturadas, que si el 70% no llevaba cadenas, etc. El gobierno –y esa es la consigna- nunca se equivoca y el ciudadano se equivoca solamente cuando responsabiliza al gobierno.

No es raro que en la mañana del martes, ZP y la Ministra Cristiana Alvárez, antes de presentarse ante la opinión pública, prefirieron pasar por Atocha y firmar en el libro digital en memoria de las víctimas de los atentados. Eso siempre queda bien: demuestra que ZP y el gobierno están “cerca del pueblo”. Contribuye a disculpar la mala gestión integral del gobierno. Tiene gracia que, como efecto inmediato de la alocución de Pilar Manjón en la Comisión 11-M, ZP en lugar de una “nueva comisión” como pedía la madre de un hijo asesinado en los atentados, otorgara “un comisionado”, Peces Barba. Mucho más dramático resulta que ¡una vez más!, e ignorando las palabras de Pilar Manjón, el gobierno haya utilizado de nuevo a los muertos del 11-M como la mejor forma para presentar nuevamente a la Ministra Alvárez tras su desaparición del fin de semana. Repugnante, aunque grotesco.

Y, a todo esto, ¿dónde estaba la Guardia Civil?

El “despliegue antiterrorista”

Hace cinco días, cuando se supo que ZP había “ordenado personalmente” el “despliegue especial antiterrorista”, ya dijimos que era absurdo e inútil: ni había alarma, ni tenía ningún resultado anunciar un dispositivo de estos en grandes titulares, no había nada que lo justificara. Y, sin embargo, se hizo.

Así que a la pregunta “¿dónde estuvo la Guardia Civil el fin de semana?” tiene una respuesta: estaba participando en la mascarada “antiterrorista” de ZP y, por eso, no pudo estar en las carreteras de Castilla, organizando la respuesta a las inclemencias climáticas. Felicidades ZP, una vez más pensar ha estado a punto de dejar congelados en la carretera a miles de españoles. ¡Cuánta razón tienen los ultraliberales cuándo dicen que es necesario limitar al máximo el papel del Estado y del gobierno!

Ahora bien: ¿por qué una alerta antiterrorista? Y lo que es mejor: ¿por qué se han vertido enormidades sobre los cuatro marroquíes detenidos en Barcelona? Respuesta: por que ZP es un buen alumno de Bush… Dicho así, la frase parece una enormidad. En el fondo ha sido ZP quien apuntilló la colaboración internacional con Bush en el problema iraquí, y, por lo demás, ya se sabe que Bush ni siquiera se dignó descolgar el teléfono cuando ZP le llamó para felicitarle por la reelección. Así que lo que acabamos de decir parece excesivo…

… Y sin embargo, no lo es. ZP ha aprendido que cuando falla todo (como le fallaba a Bush en los primeros meses de iniciado su primer mandato, cuando todo recordaba que accedió al cargo fraudulentamente, tras un recuento de votos plagado de incidentes chuscos en Miami), lo mejor es distraer a la población con unas cuantas alarmas antiterroristas. A Bush no le ha ido mal, las treinta y tantas alarmas sucedidas tras el 11-S (la única fecha en la que existían razones suficientes como para decretar el estado de alarma por las informaciones previas que llegaron desde todos los servicios de información…), han metido en la cabeza de la población americana, la idea de que Bin Laden se la tiene jurada y va a por ellos. Cuando “llueve”, la gente tiende a situarse bajo el paraguas protector del Estado (tesis que desarrollamos en nuestro libro “La Gran Mentira”). No es raro que Bush en su segundo mandato haya sido reelegido sin grandes dificultades.

ZP y el Ministro Alonso (no incluido en la cuota del 50% por su sexo, pero si por su capacidad y su desconocimiento de la materia que se le ha asignado) han preparado una “alarma antiterrorista” sólo para demostrar que “están atentos”. Pero no se han limitado a eso.

La detención de marroquíes en Barcelona ha sido particularmente confusa y deja abiertos un sinfín de interrogantes. Se ha dicho hasta la saciedad que intentaron comprar “mercurio rojo” para realizar una “bomba nuclear sucia”… Mírenles la cara con la que han aparecido en las fotos policiales. Esos seguro que piensan que el mercurio rojo es lo que sube en los termómetros baratos. La tecnología para realizar una bomba de “mercurio rojo” implica disponer de “implosivos” exactamente iguales a los utilizados para alcanzar la “masa crítica” en las bombas atómicas. Insisto: miren las caras de los detenidos y verán que este es el asunto más suculento desde el “comando Dixan”.

Ahora bien, era necesario que unos días antes de navidad se produjeran las detenciones, que se filtraran noticias insensatas y absurdas, sobre el riesgo de “bomba sucia” y que, luego, “respondiendo al peligro”, ZP “actuara”…

Hace falta leer la noticia de las detenciones entre líneas. Se dice que los detenidos estuvieron vinculados “a los atentados de Casablanca” ¿vinculados? ¿de qué manera? Los atentados de Casablanca son la excusa del régimen marroquí, desde hace casi dos años, para atacar a los islamistas moderados, utilizando el espantajo del terrorismo internacional de los islamistas radicales, que nadie sabe de dónde ha salido. Bueno, en realidad, sí; en Marruecos, está en la boca de todos que aquellos atentados de mayo de 2003, fueron cometidos por funcionarios de los servicios especiales del gobierno para crear confusión y restar posibilidades de ascenso electoral a los islamistas moderados del Partido de la Justicia y el Desarrollo. Nadie en Marruecos cree en la responsabilidad del grupo llamado “Grupo Islámico Combatiente de Marruecos”, de los que los detenidos formarían parte. La información que ha llevado a estas detenciones viene… de los servicios secretos marroquíes. Es decir, es el “enemigo del Sur” el que informa. Resulta muy difícil dar credibilidad a estas informaciones, especialmente por su enormidad: podemos creer que un grupo de asesinos marroquíes ponga media docena de bombas el 11-M, reivindicando la “marroquinidad” de Al-Andalus, y que crean que 192 asesinatos suponen un episodio de la “lucha de liberación” y recuperación de Al-Andalus. Pero no podemos creer que un grupo de cuatro personas, medio indigentes, contacten con “traficantes checos” para comprar material radiactivo valorado en casi mil millones de pesetas que, por lo demás, no les serviría de nada, dado que seguirían sin disponer del material “implosivo” para utilizarlo.

Y mucho menos, podemos creer que “providencialmente” el “comando mercurial” haya aparecido 24 horas antes de que ZP asumiera su responsabilidad con energía decretando la “alerta antiterrorista”. Ya hemos visto que Aznar, tendió a justificar su posición en la cuestión iraquí, alegando que un “comando islamista” se disponía fabricar armas de destrucción masiva sobre nuestro territorio: era el “Comando Dixán”. Y Aznar, aprendió esta técnica de Bush: nadie discute invadir a tal o cual país en el que ha sido inducido a creer que se esconden los asesinos que buscan su perdición. Sólo que ZP no pretende invadir nada… sino dar una sensación ficticia de que lleva la iniciativa, actúa con energía y, en definitiva, crear la ficción de que gobierna.

En esto del terrorismo es bueno no sacar las cosas de quicio: existe un riesgo de terrorismo islámico-marroquí en España ¡por que un 50% de los 650.000 marroquíes que están sobre nuestro suelo como inmigrantes se declaran admiradores de Bin Laden! Existe un riesgo de terrorismo islámico-marroquí ¡por que hay imanes que predican el odio hacia España y hacia los españoles, desde las mezquitas! ¡y por que hay nacionalistas marroquíes que consideran que nuestro país es tierra islámica usurpada!

¡Ese es el verdadero riesgo! No las historias del mercurio rojo que vienen directamente de la inteligencia marroquí (a ellos les sirve también para mantener viva la ficción de un terrorismo islámico sobre su territorio). Cualquier responsable policial, experto en materia antiterrorista, sabe qué la validez de esas informaciones es mínima: se crea un señuelo, para distraer del verdadero problema. Ni ZP, ni el ministro Alonso, tienen el más mínimo conocimiento en materia antiterrorista (Alonso hace menos de un año era partidario de “luchar contra ETA”, reagrupando a los presos de la banda, cesando la presión sobre Batasuna y logrando un pacto con el PNV, es decir, con los que recogen los frutos arrojados por los que golpean el árbol…) y no resulta difícil venderles material informativo “tarado” que, por lo demás, les desvíe del problema real.

La cuestión es: o ZP y Alonso son unos completos ignorantes en materia antiterrorista con una tendencia irreprimible a creer todos los informes que llegan desde Marruecos (como Aznar creía en todos los informes enviados por la CIA y el Departamento de Estado), o actúan con una evidente mala fe y un talante tan desaprensivo como el que sigue Bush (intentando distraer la atención y creando una tensión permanente en la sociedad que contribuya a olvidar la nefasta gestión del gobierno).

No estamos muy segura de cuál es la respuesta, pero si de que solamente existen estas dos posibilidades. En materia antiterrorista, lo importante es reconocer objetivamente la naturaleza y la dimensión de los riesgos: minimizarlos es suicida, maximizándolos lo que se obtiene es la reedición del cuento de “que viene el lobo”. El lobo, por lo demás, ya está entre nosotros: es el 50% de marroquíes residentes en nuestro país, que se declaran partidarios de Bin Laden.

Los papeles de Salamanca. ¿Otro problema menor?

Hoy martes, la ministra Carmen Calvo ha hecho pública la resolución de la “comisión de expertos” presidida por Mayor Zaragoza, por la que las 500 cajas de documentación incautada por las tropas franquistas en los primeros días posteriores a la toma de Barcelona y llevadas al archivo central sobre la Guerra Civil de Salamanca. Se dice que es un problema menor. No lo es: es otra evidente muestra de lo que da de sí la cuota del 50%.

Carmen Calvo hubiera merecido, por apellido y por naturaleza, protagonizar aquel anuncio del atún: “hace falta ser muy atún para ser calvo”. La ministra de Cultura, fue antes Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía. Allí se negó, en ejercicio de su cargo, a entregar documentación propiedad de una familia de la nobleza andaluza que reclamaba el material incautado en otro tiempo. Ahora, esa misma ministra, en un asunto similar, hace justamente todo lo contrario. ¿Por qué?

Todo tiene su explicación y en este caso hay que mirar la dramática situación de minoría mayoritaria con la que ZP se ha aferrado al poder. Está calentando la poltrona de la Moncloa por que Carod Rovira tiene en el bolsillo, también, la llave de la gobernabilidad. Gracias a concesiones como el desmerecimiento de la lengua valenciana, la ridícula petición de que se incluya el catalán como “lengua oficial europea”, y a la declaración pública de que reconoce a Cataluña el ser una “nación”… gracias a todo esto, Carod ha votado los presupuestos.

A la vista de actitudes como estas, resulta imposible encontrar en la historia de España a un personajillo de tan poca envergadura que haya contribuido tanto a deslabazar la unidad nacional, como ZP, bobo entre los bobos, traidor entre los traidores y vendepatrias entre los más odiosos vendepatrias.

Pero a cada cerdo le llega su San Martín. Y ZP puede eludir cobardemente –por que es, a fin de cuentas, un cobarde- lo que le espera al final del camino: elecciones anticipadas, con o sin reforma constitucional.

Pero hay más. Antes hablábamos del “terrorismo internacional” como distracción de la vista ante los graves problemas que tenemos planteados. Otro tanto ocurre con los “papeles de Salamanca” y con las constantes alusiones a la Guerra Civil. La ministra “atún Calvo” dice que esta entrega de papeles es para “superar la guerra civil”, para que no haya “ni vencedores ni vencidos”. Oiga, es que en la Guerra –en cualquier guerra- hay vencedores y vencidos y en la Guerra Civil Española, hubo un ejército republicano vencido y un ejército franquista, vencedor. No se trata de “superar” o no, sino de reconocer un hecho histórico, simplemente.

Cuando era muy pequeñito, recuerdo que al producirse los “veinticinco años de paz” (en 1964), todos los medios de comunicación decían que la guerra civil se había superado y que ya no había distinción entre vencedores y vencidos. No era del todo cierto a pesar de que en aquellos mismos años, buena parte de la CNT se integrara en el sindicato vertical franquista, gracias a la mediación de Luis Romero. Pero, a partir de la transición y del pacto suscrito tácitamente por todos los partidos políticos (menos por la extrema-derecha) se acordó no hablar más de la guerra civil, dar carpetazo y no realizar juicios de Nuremberg. Dado que la extrema-derecha no había suscrito ese pacto, le solía recordar a Santiago Carrillo, su responsabilidad en la masacre de Paracuellos. Pero esto era todo. Ni hubo juicios, ni durante 25 años se habló del tema… salvo en medios de izquierda. Estos medios sostenían que había que “superar la guerra”. Y por ello entendían -como ha demostrado Pío Moa a lo largo de una trilogía imprescindible para entender el papel de la izquierda en aquel conflicto- “rescribir la historia”. Y en eso están con la ministra atún-Calvo a la cabeza.

La atún-Calvo y su jefe decretaron que había que devolver los papeles, pero “no a la ligera” sino después de un “estudio técnico”. Así que nombraron a una comisión presidida por el “indiscutible” Federico Mayor. Dejando aparte su condición de masón -miembro de la Gran Logia Helvética, como se ha dicho… en medios masónicos-, Federico Mayor no tiene una cualificación especial en archivística. De hecho, se ha evitado que en esa comisión hubiera archivistas expertos y, en cuanto a los nombrados por la Junta de Castilla-León, simplemente, no se les ha dejado hablar. Federico Mayor tenía el mandato de emitir rápidamente el estudio técnico. Y lo hizo, apresuramente y sin dar la oportunidad a la comisión de cumplir su trabajo. Emitió el dictamen que se le había encargado, no otro, no uno guiado por consideraciones técnicas, ni siquiera que tuviera en cuenta lo que iba a ocurrir con este precedente (cualquier material histórico o artístico, no donado ante notario, en cualquier época precedente, puede ser reivindicado por quien afirme ser su “legítimo propietario”).

ZP es traidor hasta a su tierra natal, Castilla-León. Toda la mascarada de la “comisión de expertos”, tiene un solo objetivo: ceder a las exigencias de ERC. El día en que ZP deje de mostrar los cuartos traseros a ERC, ese día deberá disolver las cortes y convocar elecciones anticipadas.

Pero decíamos con propiedad que “a cada cerdo le llega su San Martín”, a todo atún su lata de hojalata y a ZP su día de la verdad. Y no está muy lejos de esa fecha.

Los rumores de “reforma constitucional”

El gobierno ZP, tiene, desde su comienzo, “fecha de caducidad”. Dejará de gobernar el día en el que deje de agradar a ERC o bien, el día en que ERC crea que extraerá más réditos electorales –Carod quiere ser President de la Generalitat, por encima de cualquier otra ambición- romper públicamente con ZP. El gobierno ZP, desde el principio es un gobierno vendido a gentes que no tienen otro interés más que muñir el limón y cuando no le quede ni una sola gota, arrojarlo a la basura. Por que el destino histórico de ZP es acabar en el basurero de la historia. La cuestión es si antes no será capaz de destruir siglos de historia de España.

ZP va a remolque de las circunstancias. Nunca ha sido dueño de ellas. Fue elegido secretario general del PSOE cuando ningún barón quiso arriesgarse a salir quemado de la entonces previsible derrota electoral de 2004. Llegó a la presidencia, no por sus méritos, ni valores, sino por la acción de unos terroristas marroquíes. Gobierno, no por sus propios medios, sino apoyado por lo más impresentable que pueda existir en el panorama político español: Llamazares y Carod. Pero, si no es dueño de sus circunstancias, mucho menos carece de ideas propias. En realidad, no sabe en qué puede basarse una “reforma constitucional”. Por lo demás, era muy joven cuando se aprobó la constitución. No se acuerda de que fue sólo posible disponer de constitución en 1979, por que hubo consenso que duró hasta septiembre de 1982, cuando el PSOE ganó las elecciones. Ni, a pesar de ser profesor de derecho, conoce muy bien lo que es la constitución, ni sus artículos, ni siquiera el significado semántico de sus palabras. Por eso, ZP es como una caña al viento que se mueve según soplan las exigencias de sus parteners. A no olvidar que debe su cargo de secretario del PSOE a Maragall y a los delegados catalanes en el congreso socialistas del 2000. Cuando ZP habló de reforma… esperó, por aquello del talante y del “buen rollito” a que otros le dieran ideas de por donde tirar.

Actitud estúpida por que era evidente que Maragall, Carod, Llamazares e Ibarreche le iban a dar dos ideas: convertir a España en Estado Federal asimétrico y conceder el que, contra cualquier criterio semántico, histórico y político, una “nación” es lo mismo que una “nacionalidad”. Y no lo es.

A lo largo de todos estos 8 últimos meses, ZP ha sido un auténtico “yes-yes”, incapaz de negar el más mínimo capricho a los “cuatro jinetes del Apocalipsis Nacional”: Maragall, Carod, Ibarreche y Llamazares. Nada se les ha negado y, a cambio, han facilitado a ZP la sensación de que gobierna. Y no gobierna. Está en el poder, sienta sus reales en la poltrona de la Moncloa, pero su tarea es la negación de cualquier forma de gestión pública, cada vez más hueca y alarmante para el observador.

Cada vez que Maragall abre la boca, ZP hace como si no lo oyera o no lo entendiera: y lo que está diciendo Maragall es 1) no hay una “España-Nación”, sido un “Estado Español”, 2) Catalunya no es una “nacionalidad”, ni una “autonomía”, ni mucho menos una “región”, sino una “Nación Histórica”. De esto se deduce inmediatamente –aunque Maragall no suela hacerlo, otros lo hacen- que a una “nación” corresponde un “Estado”. Por tanto –conclusión maragallana final- España no es un “Estado Unitario”, ni tampoco basta la calificación de “Estado de las Autonomías”, sino que debe ser una “Federación de Naciones” por que a cada Nación corresponde un Estado…

Maragall proclama estos razonamientos… y ZP hace como que no se entera. Dice con la boca pequeña que, en realidad, “nación” y “nacionalidad” no son lo mismo (cuando desde Tom Payne, como mínimo, se sabe que no lo son). Y que, claro, ahora toca “reformar la constitución” y acceder a introducir los nombres completos de las autonomías en el texto constitucional y en su preámbulo definir a España como “nación de naciones”. Total… si ello contribuye a mantener a ZP en el poder unos meses más, la Moncloa bien vale el desmantelamiento de España, pero, eso sí, de “buen rollito”, sin crispación, sin fundamentalismos aznaristas. Lo decíamos ayer: quien actúa así, tiene un calificativo adecuado en el Diccionario de la Real Academia: traidor, traidor una y mil veces, traidor, bobo y vendepatrias.

ZP hizo una campaña electoral anunciando el “fin de la crispación”, cuando, en realidad, Aznar había generado crispación, en materia de política exterior, pero no en otros terrenos en los que siguió respetando el consenso logrado en 1979. Como era de esperar, por lo demás. Pero, en pocas semanas, el “fin de la crispación” se ha convertido en la “crispación generalizada” en todos los terrenos que nos fijemos, incluido en un ministerio que debería ser tan técnico y apolítico como Fomento. Lo que parecía imposible, él lo ha logrado, a golpes de talante. Que se lo pregunten a los valencianos en su polémica sobre su lengua, que se lo pregunten a los industriales del cava catalán, que se lo pregunten a los automovilistas bloqueados entre la nieve.

Hemos hablado del “consenso”. Explicamos el por qué. En 1979 fue posible redactar una constitución gracias a que los principales partidos se pusieron de acuerdo. No fue, sin duda, la mejor de las constituciones –todos los problemas que dejó aparcados, han estallado ahora que ZP ha roto el consenso y cuando las simetrías electorales catalanas favorecieron la emergencia de ERC- pero, al menos, ha logrado algunos éxitos notables: entrada en la UE, flujo masivo de fondos de cohesión, alcanzar un sistema democrático, sino perfecto, si al menos, homologable con otros países europeos, etc. Y, además, es lo que hay. Con la que está cayendo y con lo que llevamos de gestión del gobierno ZP, es lícito recordar el viejo refrán: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Y lo mismo podría decirse de los estatutos catalán y vasco… no eran la perfección personalizada, pero, tampoco han supuesto una catástrofe.

En 1979 hubo consenso. Hoy no existe. Para reformar la constitución se precisa una mayoría parlamentaria de 2/3, de la que ZP está muy lejos. Así que la reforma constitucional es imposible, mientras ZP no se entere que la única posibilidad que tiene de reforma constitucional, es ser extremadamente claro al PP: “queremos este tipo de reforma”. Pero ZP se ha negado siempre a esa confrontación directa. Sabe que en el momento en que lo haga: Rajoy dirá “No es esta reforma” y, con él, el grupo parlamentario del PP votará NO. Reforma bloqueada.

Pero en esa hipótesis, las aspiraciones de ERC quedarán defraudadas y, una de dos, o Carod debe de actuar “enérgicamente”, al menos, ad usum delphini, si quiere seguir teniendo aspiraciones a la presidencia de la Generalitat. No puede, eternamente, apoyar a ZP si ese apoyo no se traduce en nada concreto o se traduce sólo en concesiones teóricas pero que no tienen nada que ver con lo esencial que plantea ERC: el control de la caja…

Además, en este tema el PP tiene todas las de ganar. Incluso en Catalunya en donde parece existir cierta unanimidad (incluso por lo que respecta a Piqué y a una fracción del PP), el tema de la reforma del Estatuto no está en la calle. No le interesa absolutamente a nadie. Hoy, cuando se sabe que el tripartito de la Generalitat se ha gastado el doble que CiU en materia de publicidad propia, es decir de autobombo, llama la atención el que la reforma del Estatut siga sin interesar absolutamente a nadie; es un debate que no se da en la sociedad, se da solamente a nivel de clases políticas nacionalistas periféricas y con un único objetivo, repetimos, el control de la caja. Allí donde hay un euro, allí habrá un nacionalista proclamando hechos diferenciales y purismo étnico-identitarios para cubrir su desmedido afán de lucro con los fondos públicos.

No solamente no hay posibilidades de consenso, sino que el tema de la reforma de los Estatutos no interesa en las periferias y la reforma de la Constitución (necesaria si se produce la reforma de la Constitución que pide Maragall-Carod), no tiene la más mínima posibilidad de avanzar. Así que lo que tenemos ante la vista son elecciones anticipadas en el cuarto trimestre del 2005, tanto en el Estado como en la autonomía catalana.

El tiempo se agota para ZP

Nunca un gobierno en la historia de España se había desgastado en tan poco tiempo –si exceptuamos la Primera República con quien el gobierno ZP rivaliza-, entre otras cosas por que, nunca un gobierno había demostrado tanta incapacidad para gobernar.

Para colmo, hoy 28 de diciembre, día de los inocentes, aparecen las peores pulsiones del nacionalismo vasco, de la mano del Presidente del Parlamento autonómico. Negar el derecho de voto a una diputada electa es algo más que una cacicada, es el “rasgo diferencial” del nacionalismo vasco: los peores vicios de la derecha nacionalista y antidemocrática, la tendencia a la dictadura, la mentira y la falsificación orwelliana (no sólo de la historia sino del presente). Por eso hace quince años decíamos: desde el punto de vista político, lo más reprochable de ETA, no es que mate, es que es nacionalista. Al matar evidencian su naturaleza primitiva y animalesca, su torpeza, sus instintos bajos y criminales y la pertenencia a la categoría de “asesinos lombrosianos” de sus militantes, nada más. Pero en su nacionalismo, evidencian algo peor: no el deseo de matar a tal o cual ciudadano inocente, sino de asesinar un proyecto de convivencia que nos afecta a todos. Así son los nacionalistas y así ha sido su 28 de diciembre en el Parlamento Vasco, cuando Atucha ha hecho algo que dista mucho de ser una inocentada: ha falseado una votación, ha escupido sobre los valores democráticos, él que debería estar por encima de las facciones partidistas en su calidad de Presidente del Parlamento Vasco.

El tiempo se agota para ZP y contra más rápido discurra, mejor. Albergamos serias dudas sobre la posibilidad de que las costuras de nuestro país soporten los desgarrones que al unísono están realizando los Maragall, los ZP, los Ibarreche, los Carod, los Llamazares. Lo más despreciable del “talante” y de ZP es ese miserable buenismo con el que pretende presentarse. No es que sea un “lobo con piel de cordero” es que es un “bombero pirómano” que allí donde pone la mano, aun sin haber problema, crea un problema. El campeón de la lucha contra la crispación que, finalmente, ha convertido a nuestro país en los campos elíseos de la crispación generalizada. Lo más intolerable es ese empeño en demostrar que va de “buen rollito” mientras permite que otros coloquen la piqueta de demolición en el edificio de nuestra convivencia nacional.

Lo dicho: bobo, traidor y vendepatrias. Lo pedido desde el 1 de abril de 2004 en krisis.info: elecciones anticipadas. La exigido: respeto a nuestro pasado, fidelidad a nuestra tradición histórica, lealtad hacia los valores que en 1979 permitieron la constitución, permanencia en la lealtad hacia los estatutos de autonomía, y honor ante los muertos del 11-M, que nunca más un político bobo, traidor y vendepatrias, vuelva a utilizar a los muertos para minimizar el impacto generado ese mismo día, por una “ministra de cuota” en la Estación de Atocha.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario