REFORMA DE LA LOCE: PELIGRO, PROGRES SUELTOS

Publicado: Sábado, 09 de Octubre de 2004 14:50 por en MIS BLOGS
3.gifRedacción.- La ministra San Segundo ha demostrado la justeza de su adscripción al presente gobierno: en efecto, también ella ha dado muestras fehacientes de la ineficacia consuetudinaria que acompaña al gobierno ZP. En este caso la ministra ha presentado las líneas generales de la reforma educativa. Que nadie se llame a engaño: nada de original, cosa de progres, con todos sus tópicos y sus límites.

LA EDUCACION, ARMA IDEOLÓGICA DE PRIMER ORDEN

La educación no es un campo neutro, sino un terreno en el que los progres han insistido siempre a la vista de su carácter de arma ideológica de primer orden. Esto ocurre, especialmente, cuando los partidos olvidan cual es la función social de la educación: formar jóvenes adaptados para la vida social y con posibilidades de éxito en una sociedad competitiva. Todo lo demás es accesorio.

Pero para el PSOE y para el PP, lo esencial no es eso, sino hacer valer su línea política. En las actuales circunstancias, la posibilidad de una reforma educativa estable es algo que se escapa a los horizontes de los partidos mayoritarios y que se agrava con el papel jugado por los partidos nacionalistas solo preocupados por que sus fantasías seudohistoricistas se enseñen obligatoriamente en su demarcación.

Hoy, cualquier reforma educativa estable es imposible a causa del choque entre el PP y el PSOE de un lado y por el choque entre estatalistas, nacionalistas y tibios talantudos de otro. No hay posibilidades de consenso y, tanto en este como en otros terrenos, no hay posibilidades de aprobar una política de Estado.

Para el PSOE, la reforma de la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza “suprime los aspectos anacrónicos de la LOCE”… y cuando el PSOE dice esto se refiere solamente a la enseñanza de la religión.

EL PROBLEMA RELIGIOSO EN ESPAÑA

Efectivamente, con la enseñanza de la religión hay un problema. Para la LOCE la asignatura era obligatoria y tenía efectos académicos, se aprobaba o se suspendía, para la reforma educativa del PSOE se transformar en asignatura no obligatoria y sin efectos académicos. Los centros deberán elegir asignaturas alternativas para quienes no opten por religión. En la práctica, la asignatura de religión se transforma en una “maría”, algo que ya era desde los años 50, cuando la trilogía “Formación del Espíritu Nacional, Gimnasia y Religión” eran las “tres marías” que conllevaban un aprobado general. A título ilustrativo puedo decir que en mis años de bachillerato solamente vi un alumno que suspendía religión. El alumno era yo y el profesor, el “padre Botey”, escolapio exmiembro del PSUC, luego coordinador de Iniciativa del Catalunya y miembro del muy estalinista Partico Comunista de Catalunya…

El PSOE argumenta esta opción amparándose en el carácter laico del Estado: “en un Estado laico sobra la religión”… si, pero, no exactamente, como veremos.

Da la sensación de que los padres deberían tener libertad para elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos. Quienes opten por la enseñanza pública, optan por una enseñanza a cargo del Estado. De un Estado laico, por tanto, la enseñanza que allí reciban será necesariamente laica, esto es, derivada directamente de los principios constitucionales. Sin embargo, quienes opten por colegios religiosos, están optando también por un tipo de formación humana que responde a ellos. A un centro católico corresponde necesariamente una preparación católica de los alumnos. Y esto nos parece incuestionable: a eso se le llama “libertad de enseñanza”. Imponer un modelo laico a las escuelas católicas es abusivo y limitativo.

FINALISMO FRENTE A INSTRUMENTALISMO

Lo que más llama la atención en la reforma de la LOCE, que a su vez era una reforma de la LOGSE, es que… vuelve a la LOGSE, cerrando el ciclo de la ineficacia. Si la Ley de Inmigración de 1999, querida por el PSOE y por la progresía nacional y autonómica, generó el “efecto llamada”, la LOGSE aprobada en 1990 generalizó el fracaso escolar.

Entre su arsenal de tópicos los progres insisten en la necesidad de no traumatizar a los alumnos mediante una enseñanza autoritaria y memorística, en beneficio de la “comprensión de los conceptos”… en efecto, los conceptos se “comprenden”, y, acto seguido, se olvidan. El otro pilar básico de la enseñanza progre es el “aprender jugando”. No se puede forzar a los alumnos a aprender algo que no quieran aprender. En los primeros años de educación básica, los progres lo que proponen es que se “engañe” al niño, haciendo que aprenda mediante el juego… Lo que se manifiesta cuando cumplen los 14 años es que han aprendido… a jugar, pero no a estudiar.

La reforma de la reforma de la LOGSE va en la misma dirección que la ley aprobada en 1990 y que causo el destrozo actual del sistema de enseñanza: los valores que se enseñan son siempre finalistas (tolerancia, multiculturalidad, pacifismo, democracia, humanismo, buenismo en sentido amplio), pero no se enseñan los valores instrumentales (esfuerzo, sacrificio, constancia, trabajo, etc.), que son los que ayudan verdaderamente en el día a día. Y así se produce la “parajoda” de que nuestros alumnos son extremadamente “tolerantes”… pero ignoran lo que es el esfuerzo personal en el día a día: tolerantes todo lo que haga falta (en el fondo la tolerancia es un valor poco comprometido), pero ayuda a la familia en el mantenimiento del hogar, cero. Por otra parte, la enseñanza de valores instrumentales ayuda al alumno en sus estudios: nada se consigue sin esfuerzo, ni sacrificio y mucho menos, el aprendizaje de las matemáticas o la física. El valor “telorancia”, la lucha contra la xenofobia y el racismo, parecen loables tareas… que no aportan absolutamente nada a la vida personal del alumno: en efecto, la “tolerancia” no le hará aprender matemáticas, ni siquiera le preparará para estudiar matemáticas. Como su nombre indica, los valores finalistas suponen la educación en los objetivos finales –luego problemáticos- de la sociedad, lo que cuenta son los valores instrumentales, sin los cuales, ni el alumno podrá triunfar en su vida personal, ni siquiera estará en condiciones de disponer de elementos para tender a la realización de los valores finalistas.

Cuando el PSOE introduce la idea de “educación cívica”, cuando suprime la reválida, priorizar el apoyo a alumnos con dificultades en detrimento de una enseñanza que no genere fracasados a partir de los 10 años, cuando afirma con una seriedad pasmosa que con tres suspensos se pasará al curso siguientes ¡sin exámenes de septiembre! lo que está haciendo es rebajar las exigencias académicas requeridas, bajando el listón: menos nivel académico… para que pasen más alumnos.

Y la progresión tiene un hito: el examen de selectividad (que permanece con otro nombre) y el primer año de carrera en donde se produce la verdadera escabechina. En las universidades dan por sentado algo que no se realiza en la práctica: en efecto, los alumnos no llegan preparados, la selectividad y el primer año de carrera, operan la verdadera selección.

La ley suaviza las exigencias académicas hasta tal punto que se alcanzan niveles de ineficacia absolutos en la enseñanza: la “escuela comprensiva” es la escuela de los fracasados no competitivos, es la escuela creada por la LOGSE y que el PP no estuvo en condiciones de reformar en profundidad.

PP Y PSOE SON CORRESPONSABLES, PERO NO A PARTES IGUALES

Reconocemos en el PP una voluntad de identificar los problemas que acarreó la LOGSE y un intento de reforma que no pudo consolidarse en primer lugar por la oposición cerrada de las comunidades autónomas (especialmente la vasca y la catalana, gobernada por nacionalistas, esto es, por falsificadores de la historia) y en segundo lugar por el revanchismo progresista del PSOE.

Cuando la ministra Esperanza Aguirre intentó reformar la enseñanza de historia, en un momento en el que el PP no tenía mayoría absoluta, la reacción nacionalita fue histérica. El nacionalismo se asienta en la falsificación y mitologización de la historia, a su antojo y según sus conveniencias. Reconocer esto es de rigor para una correcta reforma educativa. Una de las pocas medidas tomadas por el tripartito catalán consistió en bloquear algunos aspectos de la LOCE desfavorables para el nacionalismo.

A decir verdad, aunque tanto el PP como el PSOE no hayan sido capaces de llegar a un consenso y de estructurar una política de Estado en este y en otros temas, y ambos sean co-responsables, el papel jugado por ambos no es simétrico: los progresistas trasnochados del PSOE fueron los responsables a lo largo de los años 80 y hasta 1996 del desmantelamiento del sistema educativo español. Al PP le cabe la responsabilidad no haber pactado con los nacionalistas entre 1996 y 2000 la inmovilización de la reforma Aguirre y haber hecho de la temática religiosa un factor central de la oposición al PSOE.

Está claro que el problema de la enseñanza religiosa existe. Entre otras cosas por que España no es un accidente en la historia, sino que tiene una “tradición” propia. Esa tradición, como todo lo que contribuye a transmitir una “identidad”, merece ser enseñado, cuidado y conocido. La tradición específicamente española, entre la conversión de Recaredo y la transición… es la tradición católica. No puede entenderse la nación española, sin entender el papel jugado por el catolicismo en nuestro país.

Aquí no se trata de equiparar unas religiones a otras: no todas son iguales en la historia de España. De hecho, la identidad española no se ha forjado gracias al “diálogo interreligioso”, sino a nueve siglos de lucha contra el Islam (desde el 711 a la expulsión de los moriscos aliados de los turcos). Por lo demás, si es lógico que los españoles conozcamos nuestro pasado y esto pasa en buena medida por la asignatura de religión… es cierto que la relajación de los niveles de filiación al catolicismo han ido descendiendo en los últimos cuarenta años y, por tanto, esta asignatura no puede ser obligatoria… salvo en los centros religiosos que tienen perfecto derecho a incluir los contenidos religiosos a la hora de evaluar la capacidad de los alumnos.

El PSOE ha sido el responsable del desastre educativo. Sus tópicos progresistas (empezando por el laicismo, enseñanza no autoritaria y antimemorística, etc.) han sumido a la enseñanza, especialmente a la pública, en una crisis terminal. Además, fenómenos como la inmigración han contribuido a rematar la faena: alumnos sin dominio del idioma, sin estímulos y sin interés en las asignaturas, son aparcados obligatoriamente en las aulas públicas, obstaculizando el nivel y la calidad de la enseñanza. En esas condiciones no puede extrañar que un número creciente de hijos de padres laicos, deriven a sus vástagos hacia la enseñanza religiosa y privada. Al menos allí, la calidad de la enseñanza es incomparablemente superior y el proceso de socialización de sus hijos, uniforme, acaso por que en las aulas no se forman los primeros guetos.

Al PP puede achacársele el que fuera víctima de la mayoría relativa y tuviera que pactar con los nacionalistas catalanes entre 1996 y 2000. Y luego, entre 2000 y 2004, que no abordara la reforma de la LOGSE con más rapidez y energía. Cuando esta llegó, el sistema de enseñanza estaba pulverizado y, por lo demás, llegó tarde y lastrada por algunos contenidos progresistas que no pudo evitar.

PP y PSOE responsables, si, pero el PSOE por convicción y el PP por debilidad. El PSOE como desencadenante de la crisis y el PP por no haber estado en condiciones de sacar a la enseñanza del hoyo. Los dos responsables, si, pero de manera asimétrica.

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS REFORMAS NECESARIAS

La enseñanza debe ser exigente con el alumno. Más vale que el alumno aprenda el valor del esfuerzo y el sacrificio en sus primeros años, que no a lo largo de toda su vida o en una situación de fracaso personal: la vida es esfuerzo, lucha, sacrificio, el juego es agradable… pero se aprende espontáneamente, solo los progres consideran necesario “guiar” a los niños en el aprendizaje del juego. Lo que es necesario es preparar al alumno para una sociedad competitiva: hace falta exigirle desde la pre-escolar, hace falta entrenarlo en los valores instrumentales sobre los finalistas. Sólo de ese modo podrá elevarse el nivel de la enseñanza y evitarse que a la llegada a la universidad, en el primer curso y en el examen de acceso, el fracaso ronde el 50%.

La enseñanza debe estar orientada por las necesidades de la sociedad: nuestra sociedad precisa técnicos, ingenieros, programadores, médicos, científicos, expertos, sobran abogados, filósofos, historiadores, psicólogos, periodistas… carreras que históricamente están aportando los mayores contingentes de parados. El Estado no puede permanecer de espaldas a las necesidades de la sociedad. Faltan licenciados y diplomados en unas carreras… sobran en otras. Sobran en las carreras más “fáciles”, faltan en las que requieren una mayor fijación en las asignaturas “difíciles”. Luego el Estado debe corregir esta tendencia: debe insistir en la enseñanza de las matemáticas, la física, el idioma extranjero y reducir las horas lectivas dedicadas a humanidades. Y las horas que se dediquen a estas asignaturas deben ser concretas, unificadas, no sometidas al albur de las necesidades seudohistoricistas de los partidos nacionalistas.

Es preciso que el fracaso escolar no se acumule en los últimos cursos del bachillerato. Asignatura suspendida: recuperación y examen de septiembre, ni un solo alumno puede pasar de un curso a otro sin estar preparado para ello, so pena de acumular progresivamente un déficit académico que, llegado a un punto, se transforma en irremediable (especialmente en asignaturas como matemáticas). Esto implica el sistema de reválidas a los 14 y a los 16 años, previos a la entrada en la universidad o a las carreras de grado medio o a la formación profesional. El antiguo sistema de reválidas terminaba siendo una “selectividad” continuada a lo largo de la vida académica del alumno. El antiguo preuniversitario cumplía perfectamente, en esas circunstancias, la función de un curso preparatorio para el acceso en la enseñanza superior.

En otras palabras: lo que estamos proponiendo es el retorno al antiguo sistema del bachillerato de los años 50-70 que, mientras no se demuestre lo contrario, facilitaba al alumno un bagaje de conocimientos generales extremadamente rico, un racimo de asignaturas que le proporcionaban una cultura general aceptable, incluso en los casos de escaso aprovechamiento y decantaba perfectamente vocaciones entre “ciencias” y “letras”. Está claro que algunos contenidos deberían cambiar para su encaje con el actual marco constitucional. Eso se da por sentado, pero después de treinta años de reformas (desde la Ley de Educación de Villar Palasí en 1973 hasta la LOCE del PP de 2002) se han agotado prácticamente todas las posibilidades de realizar experimentos nuevos… y ya se sabe lo que dijo aquel: “los experimentos en casa y con gaseosa”. La enseñanza pública es demasiado importante para dejarla en manos del buenismo de progres trasnochados.

© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

Comentarios  Ir a formulario